•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El guarda de seguridad Mauricio José Aguilar, de 39 años, fue acusado de homicidio frustrado, luego de que supuestamente disparara con su arma de reglamento contra el dueño de la casa donde era inquilino.

Ayer, en los tribunales de Managua, el juez Henry Morales del Sexto Distrito Penal de Audiencia aceptó la acusación del Ministerio Público que señala a Aguilar por delito de homicidio en grado de frustración.

Morales además impuso la medida de presión preventiva al acusado. Determinó que el 19 de enero se hará la audiencia inicial donde se presentará todas las pruebas para remitir el caso a juicio oral y público.  

De acuerdo con la relación de hechos leída por el fiscal del Ministerio Público, el pasado 30 de diciembre a las 2 de la mañana, el acusado regresó en estado de ebriedad al cuarto que alquilaba en el barrio Jorge Salazar, en Managua donde  convivía con su pareja y una hija menor de edad.

La víctima de los disparos, Alex Rafael Pérez, propietario de la casa donde Aguirre rentaba un cuarto con su familia, estaba dormido.

Según la acusación el acusado forzó el portón de la vivienda para poder entrar y ante el ruido Pérez se levantó para saber lo qué sucedía.

Luego entró al cuarto donde estaba su pareja e hija y las empezó a agredir verbalmente,  detalla la acusación.

Ante los gritos de la mujer y la niña, la víctima  Alex Rafael Pérez fue al cuarto e intervino en defensa de ellas, por lo que le propinó un golpe en el rostro al acusado.

El guarda de seguridad le disparó tres veces y solo uno impactó en el hombro. La víctima lo desarmó y llamó a la policia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus