•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Biblioteca Pablo Antonio Cuadra, de la Universidad Americana (UAM), ha hecho cambios importantes, como una medida de acercamiento entre libro y lector, por lo que ahora cuenta con un sistema de estantería abierta, nuevas salas y nuevos cubículos. 

“Con este nuevo sistema las colecciones quedan abiertas a los usuarios para que puedan obtener un mayor aprovechamiento de la información. Con estos cambios no solo se ha mejorado en el ambiente, sino que también se han ampliado espacios para facilitar un mejor confort y privacidad al estudiante a la hora de sus estudios”, explicó Noemy Espinal, coordinadora de la biblioteca. 

Según Espinal los cambios realizados en la biblioteca permitirán al usuario realizar su propia búsqueda y seleccionar los títulos de interés. “También podrán consultar más de una obra para sus trabajos académicos y de investigación y no necesitarán llenar una boleta de préstamos para el uso del material en sala”, destacó. 

Entre los cambios realizados, los estudiantes tendrán mayor privacidad en la sala general, así como salas y cubículos nuevos.  

Ambiente dinámico

Con esta medida de espacio abierto la biblioteca, relata Espinal, se vuelve dinámica y de fácil acceso a la información. Los estudiantes podrán tener más facilidades en la búsqueda del conocimiento y manejo de los materiales. 

Los cambios incluyeron la reubicación de los equipos de computación, integración de cubículos para el estudio individual y ubicación de cámaras para un mayor control en el quehacer de la biblioteca.

“También contamos con la sala de hemeroteca, donde los jóvenes tienen mayor privacidad para sus investigaciones individuales o grupales”, indicó Espinal.