•  |
  •  |
  • END

Un leve descenso en el flujo migratorio se registró en las vacaciones de verano, informaron fuentes gubernamentales de Migración y Extranjería. Según datos brindados por María Magdalena Pineda, vocera de dicha institución, 121 mil 834 turistas nacionales y extranjeros transitaron en nuestro país del cuatro al doce de abril.

“El año pasado se registró el tránsito de 133 mil 420 turistas en el país”, declaró Pineda. Es decir, que este año hubo once mil 586 visitas menos que en 2008, debido a la crisis económica mundial.

Pineda indicó que de los más de 121 mil turistas, 57 mil 574 corresponden a nacionales y 64 mil 260 a extranjeros. “68 mil 476 correspondieron a entradas y 53 mil 358 salidas en todos los puestos fronterizos”.

La funcionaria afirmó que la mayoría de los visitantes provenían de Estados Unidos, Canadá, Europa y Centroamérica.

Aumentan turistas extranjeros

La vocera de Migración y Extranjería afirmó que este año aumentó el número de visitantes extranjeros, en comparación con el ingreso de nacionales.

“El 57 por ciento de visitas correspondió a extranjeros, y el 43 por ciento fue de ingreso nacional. Esto se debe a que somos un país seguro, a la vía libre entre los países del CA-4, a nuestra gastronomía, y a la cultura que está atrayendo a más turistas”, dijo Pineda.

Agregó que se espera mayor movimiento migratorio, pues muchos nicaragüenses vienen de visita para la Semana Mayor y luego retornan a los países donde trabajan.

Pineda dijo que Peñas Blancas fue el puesto fronterizo que registró mayor tránsito, con 48 mil 911 trámites; seguido del Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino”, con la atención a 24 mil 410 turistas, y El Guasaule con 20 mil 153 visitas.

Migración y Extranjería realizó patrullaje en hoteles y destinos turísticos, a fin de prevenir delitos de tráfico ilegal o trata de personas, sin embargo, no hubo casos relevantes en la Semana Mayor, informó la vocera de esta institución.

Embajada tica llena

Al igual que en la vacaciones de Navidad, cientos de nicaragüenses hacían fila en la Embajada de Costa Rica para poder regresar a sus puestos de trabajo. Con las maletas en mano para visar su pasaporte y de inmediato buscar transporte para regresar al vecino país, se encontraba Marvin Ruiz.

Comentó que es de Pueblo Nuevo, y que vino a pasar la Semana Santa con su familia. “Tengo más de dos años de vivir en San José, y vengo cada vez que puedo. Extraño a Nicaragua, pero no hay trabajo, por eso tengo que volver”, dijo Ruiz, mientras avanzaba la fila.

En la misma situación se encontraba Francisco Alemán Espinoza, originario de La Concepción, Masaya. Relató que el trámite estaba rápido, pero como siempre había gente cobrando por los lugares, que atrasaba el proceso, aparte de los pleitos para poder visar el pasaporte.

“No es la primera vez que vengo, así que ya estoy acostumbrado”, expresó Alemán. En un momento, una de las vendedoras de la zona golpeó a una señora que andaba visando. Afirmaba que le había vendido un lugar en la fila, pero la otra aducía que la habían introducido funcionarios de la Embajada porque cargaba a un pequeño en brazos.

Inmediatamente llegaron efectivos policiales que trasladaron a las señoras a la Cuarta Delegación Policial. La fila seguía avanzando, pero el volumen de personas no bajaba. Los funcionarios de la Embajada de Costa Rica no pudieron brindar declaraciones, pues estaban ocupados, afirmaron.