•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua recibió un moderno y costoso microscopio con el que se podrán detectar por primera vez en el país padecimientos genéticos como los síndromes de Down, Turner y maullido de gato, por mencionar ejemplos. 

El equipo se entregó ayer al Hospital Manuel de Jesús Rivera “La Mascota”. Fue donado por Asociación Decco Internacional de Andalucía, España. 

Con esta entrega, Nicaragua pasa a ser el cuarto país en Centroamérica en poseer ese tipo de tecnología, según el Minsa. 

“Este es un gran paso en el diagnóstico de enfermedades. Antes nos quedábamos solo en la sospecha y ahora vamos a poder confirmarlo, y esto ayudará a tener estadísticas más concretas sobre la incidencia de estos padecimientos”, explica el genetista Gerardo Mejía, coordinador del Departamento de Genética del Ministerio de Salud.

La donación de Andalucía, España, es de C$3.9 millones e incluye la instalación del aparato y la capacitación en México del equipo que se encargará de practicar los exámenes a pacientes. 

Con el microscopio se podrá detectar alteraciones genéticas. El genetista Gerardo Mejía explica que el síndrome de Turner es un trastorno que afecta el desarrollo de las niñas. Quienes lo presentan son de baja estatura y sus ovarios no funcionan en forma adecuada.

“Además de la baja estatura, el síndrome de Turner hace que las niñas tengan pliegues en el cuello, que van desde la parte superior de los hombros hasta los lados del cuello, baja ubicación de las orejas, pueden tener problemas renales y cardiovasculares y además manos y pies inflamados”, indica el especialista.  

El síndrome del maullido de gato consiste en un grupo de síntomas que resultan por la falta de una parte del cromosoma número 5. El nombre del síndrome se debe al llanto de tono alto del bebé, que suena como si fuera un gato, según el genetista.

Cuando los médicos atiendan a un paciente y tengan sospechas de padecimientos genéticos, ahora podrán ordenar realizar el examen. 

“Lo que se hace es que se toma una muestra de sangre que se lleva a un proceso para sacar los cromosomas que se llevan al microscopio. Una vez que detectamos el problema, le informamos a la familia que hay un alto riesgo de que el niño vaya o pueda tener un problema, para que sepan cómo manejar al niño o niña”, revela Mejía. 

De momento el Minsa solo hará los exámenes en niños nacidos, pero prevé próximamente aplicarlo en embarazadas para detectar una posible afectación genética en los no nacidos.