•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Armando Ugarte, especialista en gestión de riesgos de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), asegura que el país ha avanzado en algunos aspectos de la gestión de riesgo en el país. 

No obstante, a su criterio, hay que analizar más las amenazas y disminuir la vulnerabilidad de la población. 

“Un ejemplo claro de cómo podemos disminuir la vulnerabilidad es enseñándole a la población a que construya de una forma adecuada”, explica Urgarte. 

Señala que hay tres aspectos que generan vulnerabilidad en el país: lo físico o la infraestructura, lo económico y lo social. Ugarte afirmó que en las ciudades deben establecerse los lugares dónde construir un edificio, además qué materiales utilizar.   

“Hemos avanzado porque ahora existe un reglamento de construcción. El resto depende de todos nosotros y debemos de empezar desde la familia”, expresó el experto. 

En lo económico, explica que un país con ingresos es menos vulnerable, por ejemplo Japón, que se ha repuesto a muchos desastres. Considera que la economía avanza, pero esto debe ir a acompañado de actualización de conocimientos en el tema de la gestión de riesgos y adaptación al cambio climático. 

Afirma que en el aspecto social, Nicaragua no está mal, ya que ha demostrado buena organización y participación en simulacros multiamenazas, sin embargo, asevera que la deforestación, la quema agrícola y la falta de educación ambiental son problemas que necesitan más atención. 

“En la contaminación hace falta control y supervisión, creo que esos son los puntos en los que hay que trabajar más”, indicó Ugarte.    

Nicaragua entre las más afectadas

De 1997 al 2016, 44 eventos climáticos extremos han dejado en promedio 162.4 fallecidos por cada uno y US$234.6 millones en pérdidas, según el índice de Riesgo Climático Global 2018, elaborado por Germanwatch, una  organización alemana que realiza análisis de la información disponible sobre los impactos de  eventos climáticos extremos y los datos socio-económicos asociados a ellos. 

Esta organización reafirmó a Nicaragua como uno de los países más afectados por el clima. En su informe de 2015 también catalogó al país como el cuarto más afectado por el clima en los últimos 20 años. 

Nicaragua solo está por debajo de Honduras, Haití y Myanmar. Los datos de Germanwacht solo reflejan los impactos directos de fenómenos meteorológicos extremos.  

El índice destaca que durante este periodo ocurrieron 44 eventos: huracanes, tormentas, sequías, etc.,  y que los muertos a causa de estos son de 2.9 por cada 100,000 habitantes. 

Prepararse es la única alternativa

Claudia Rivera, doctora en ingeniería de riesgo y seguridad con énfasis  en gestión de riesgos y adaptación al cambio climático, del Instituto de Geología y Geofísica (IGG/Cigeo) asegura que la población está aprendiendo que es vulnerable. 

“En el país hay un despertar de la conciencia en que la naturaleza nos puede afectar. Hay un avance bastante significativo, ahora, empresas tienen sus propios protocolos de emergencia, personal educado en planes de evacuación y tienen señaladas las rutas de escape y zonas de seguridad”, manifestó la experta.