•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Eddy González Álvarez, de 31 años, en el último día del año 2017 mató a su hermana, Johana Bravo Álvarez, de 35 años, de ocho estocadas en distintas partes del cuerpo, cuando estaba indefensa y boca abajo sobre un camino de tierra.

Dos de las heridas fueron  hechas en forma de “x”  en  el omoplato izquierdo, según el dictamen médicoforense que respalda la acusación presentada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital.

Además, en la autopsia, el forense del Instituto de Medicina Legal (IML) encontró una herida con arma blanca en la pantorrilla derecha, heridas en ambos muslos y en el antebrazo derecho de la víctima.

Buscó ayuda

En el escrito acusatorio, la Fiscalía señala que Johana Bravo Álvarez trató de  huir de la furia de su hermano corriendo hacia la calle, pero a los 50 metros él la alcanzó al caer ella sobre el camino de tierra.

La mujer fue asesinada a eso de las 3 y 35 minutos de la tarde. Antes de ser ultimada dio la orden a sus dos menores hijas que se escondieran mientras ella buscaba ayuda entre los vecinos.

El acusado salió corriendo blandiendo en la mano derecha el cuchillo ensangrentado, después de cometer el crimen que conmovió a los habitantes de la comarca Cuajachillo, ubicada del kilómetro 15 de la carretera vieja Managua- León, cinco kilómetros al norte.

Parricida: “Yo maté a mi hermana”  

El hombre acusado de matar a su hermana admitió ante los periodistas haber cometido el crimen, pero dijo que no recuerda muy bien lo sucedido, aunque sí tiene claro que a quien “quería fregar” era a un sobrino político de la víctima.

“Dicen que le pegué varias estocadas”, declaró ayer Eddy González Álvarez. “Estoy consciente de que yo maté a mi hermana”, agregó González, en declaraciones a los reporteros,  previo a la audiencia preliminar.

El hombre sostiene que no recuerda bien lo sucedido, solo que hubo una acalorada discusión y que luego ocurrió el crimen.

“Yo no la golpeaba, más bien ella me agredía a mí”, sostuvo. El hombre agregó que el día del crimen había tomado unas 10 cervezas.

Tras el crimen, ningún familiar ha llegado a verlo a la cárcel en la  Estación 3 de Policía, donde permanece desde el día de los hechos, señaló González.

Alega demencia 

El defensor público Yasser Rojas Urroz, quien ejerce la defensa de Eddy González, pidió que su representado sea examinado por un médico de siquiatría forense para determinar si su representado padece o no de algún trastorno temporal o permanente.

La defensa de González también se opuso a que la acusación fuera aceptada por el juez Henry Morales, alegando que durante la fase investigativa, la Policía rompió la cadena de custodia de la prueba.

Sin embargo, el judicial desestimó este alegato y dio por aceptada la acusación e impuso la prisión preventiva para el hombre acusado de parricidio.