•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La laguna de Asososca está presentando el proceso natural denominado “volteo térmico”, hecho que de seguir aumentando, podría dejar sin agua al menos 50 barrios de Managua, informó hoy la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo.

Entre diciembre y enero de todos los años, la laguna de Asososca presenta este fenómeno natural, cuya característica principal es el cambio de color en sus aguas, estas se tornan de un tono verde celeste y emana olor a azufre.

"En estos momentos el fenómeno es parcial y todavía no afecta el suministro de agua, sin embargo, si el volteo térmico continúa, Enacal se verá obligado a sacar fuera de operación el bombeo de la laguna”, detalló Murillo.

Si esto ocurre, habrá afectación directa e indirecta en el abastecimiento de agua en al menos 50 barrios, principalmente del distrito II y III de Managua.

Murillo explicó que el volteo térmico está relacionado con el descenso de la temperatura del agua y cuya intensidad es variable.

Cambios bruscos

El ambientalista Kamilo Lara explicó anteriormente a El Nuevo Diario, que la inversión térmica del agua se debe a los cambios bruscos de temperatura.

“Tomemos en cuenta que la temperatura de las capas superiores de la laguna son más bajas, en comparación con las capas inferiores, que son más cálidas. Sucede que el fondo guarda una biomasa en descomposición formada por ramas, hojas secas y otros desperdicios que durante todo el año caen por las orillas de la laguna, que mantiene un equilibrio”, explico el ambientalista.

El experto en temas naturales detalló también que con el cambio climático de esta temporada se rompe ese equilibrio y las capas superiores se enfrían más, cambian su densidad y bajan, empujando hacia la superficie el agua cálida del fondo, que a su vez arrastra la biomasa en descomposición. "Por eso al subir tiene ese color verde turquesa y emite un olor fétido", agregó.