•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 50 barrios de los distritos II y III de Managua podrían quedar temporalmente sin el servicio de agua potable, debido a que la laguna de Asososca, su principal abastecedor, experimenta desde ayer el fenómeno conocido como volteo térmico. 

La Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) informó que el fenómeno que se presenta entre diciembre y enero se debe al descenso de la temperatura del agua.

La principal característica es que el vital líquido se torna verde celeste y desprende un olor a azufre. 

“El fenómeno todavía es parcial y no afecta el suministro del agua, pero si se vuelve más intenso tendrán que sacar fuera de operación el bombeo de la laguna y afectar el abastecimiento de agua de unos 50 barrios en los distritos II y III de Managua”, explicó al mediodía de ayer la vicepresidenta Rosario Murillo al divulgar el reporte de Enacal. 

El fenómeno

El ambientalista Kamilo Lara ha referido que la inversión térmica del agua se debe a los cambios bruscos de temperatura.

“Tomemos en cuenta que la temperatura de las capas superiores de la laguna son más bajas, en comparación con las capas inferiores, que son más cálidas. Sucede que el fondo guarda una biomasa en descomposición formada por ramas, hojas secas y otros desperdicios, que durante todo el año caen por las orillas de la laguna, que mantiene un equilibrio”, explicó el ambientalista.

El experto en temas ambientales detalló que con el cambio climático de esta temporada se rompe ese equilibrio y las capas superiores se enfrían más, cambian su densidad y bajan empujando hacia la superficie el agua cálida del fondo. “Por eso al subir tiene ese color verde turquesa y emite un olor fétido”, agregó.

La laguna de Asososca tiene 95 metros de profundidad y 1.2 kilómetros de diámetro. Representa la principal fuente de agua para al menos 60,000 personas de 50 barrios de los distritos II y III de Managua.