•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua es uno de los más importantes refugios de miles de aves migratorias que escapan del frío del norte de América. Estas especies habitan durante seis meses en los humedales y bosques del país. 

De acuerdo con Orlando Jarquín, biólogo del movimiento ambiental Quetzalli, organización que trabaja en el monitoreo de aves acuáticas, Nicaragua es uno de los países con más hábitats para recibir a estas aves.

Jarquín aseveró que al menos 50 especies de aves migratorias se quedan en el país. Indicó que enero es una de las mejores épocas para ver el espectáculo de aves acuáticas alimentándose en los humedales. Para esa época estos lugares han bajado el nivel de sus aguas y son de fácil acceso. 

Estos animales se establecen en pantanos, lagos, lagunas y bosques del país. “Son cientos de miles de aves que se desplazan desde el norte de América hacia el sur, lo cierto es que es difícil calcular una cantidad, solo en el movimiento Quetzalli hemos contabilizado 70,000 individuos en tres años”, aseguró.

Algunas aves acuáticas que se refugian en el país son patos, pelícanos americanos, gaviotas, cormoranes, entre otros. Jarquín destacó que también hay migración de aves de bosques, ciertas de estas especies son gavilanes, buitres, reinitas alidoradas, chichiltotes y otros.  

El biólogo afirmó que estos animales huyen del frío porque las fuentes de agua se congelan, los árboles botan sus hojas y no hay frutos. “Aquí tienen todas las condiciones y ellos arriban al mismo sitio cada año, es decir, si un pato se queda en Tisma, ahí lo hará en los siguientes años, por eso es importante conservar esos hábitats”, aseveró Jarquín. 

Los Guatuzos

Carlos Bermúdez, responsable del Centro Ecológico Los Guatuzos en Río San Juan, aseguró que este es uno de los más importantes refugios para las aves migratorias, tanto acuáticas como de bosques.

“Los Guatuzos tienen un humedal de 3 kilómetros, existen 16 ríos que drenan hacia el lago Cocibolca, una red hídrica que favorece la reproducción de diversas especies animales y la abundancia de alimentos”, explicó Bermúdez. 

Las aves se alimentan y se van de Los Guatuzos siguiendo su camino hacia el sur, detalló el experto. El jabirú americano, en peligro de extinción, es una emblemática especie de ave acuática migratoria que se puede ver en este sitio. Puede medir 1 metro de altura y sus alas tienen una envergadura de 3 metros.  “En enero de 2016 estuvo durante 3 semanas en un sitio en Los Guatuzos, eso es mucho tiempo”, destacó. 

Otra ave que maravilla a los observadores es el águila pescadora que se reproduce en los Estados Unidos y emigra hasta Argentina. Mide solo 60 centímetros, pero es un espectáculo verla cazar sobre el agua. Según Bermúdez, esta se mantiene mucho más tiempo en un sitio, principalmente si hay alimento suficiente y espacio en el bosque.  

Jarquín agregó que el delta del Estero Real, en Chinandega, es el segundo hábitat más importante a nivel centroamericano después de la bahía de Panamá, para albergar aves acuáticas. 

Censo de aves en enero

El movimiento ambiental Quetzalli realiza censos de aves acuáticas desde 2012 y el mes que escogen para hacerlo es enero, debido a que para esta fecha la mayoría de aves migratorias ya se establecieron. 

A finales de septiembre comienza la migración de aves, pasan por Centroamérica y algunas bajan en humedales solo para descansar y comer, luego continúan su recorrido. El destino de algunas es el sur de Argentina. Para en enero ciertas se quedan en el país. El regreso lo hacen a finales de marzo”, explicó Jarquín. 

Salvadora Morales, del movimiento ambiental Quetzalli, indicó que en ocasión a este evento natural, realizarán un censo de aves acuáticas entre el 15 de enero y el 15 de febrero. Antes habrá un taller el 11 de enero sobre cómo identificar aves y para explicar la metodología de la actividad en el Parque Nacional volcán Masaya. 

Durante el censo se visitarán algunos humedales del país en Ometepe, Los Guatuzos en Río San Juan, Tisma en Masaya, Apacunca y Pueblo Nuevo en Chinandega, entre otros. Esta actividad tiene un carácter internacional porque se realiza en simultáneo en otros países como Panamá, Costa Rica y Honduras.   

Es abierto al público y los interesados deben visitar la próxima semana el fanpage de Quetzalli Nicaragua para obtener el formato de inscripción. 

Aves migratorias que se quedan

De acuerdo con Jarquín todavía en junio, julio e inicios de agosto, hay aves migratorias que por algún motivo se quedan en el país. El delta del Estero Real es uno de los lugares donde suelen elegir estar. 

Se sospecha que algunos motivos por los que no regresan es porque un ave hizo su primera migración y no tiene experiencia o porque no tiene suficiente energía para el regreso. 

Reveló que durante un monitoreo que hicieron en esos meses en 2017, identificaron un total de 34 especies de las cuales 26 son migratorias, entre ellas gaviotas, chorlos y correlimos. En total contabilizaron un total de 4,366 individuos.