•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragüenses que viven en diferentes ciudades de la costa Este de los Estados Unidos, la zona más afectada por una tormenta de nieve denominada “Ciclón bomba”, coinciden en que este fenómeno “es peor que el de años anteriores”. Desde la mañana de ayer han optado por no salir de sus casas, en algunas zonas no hay transporte público, las vías están congeladas y las clases fueron suspendidas. 

Julio Talavera, nicaragüense residente en Jamaica (Queens) New York,  cuenta que la mañana de ayer al salir de su casa encontró su carro completamente cubierto de nieve y prefirió no ir a trabajar. Su esposa e hijos también decidieron quedarse en casa. 

“Ahora las autoridades nos están recomendando que no salgamos, es más hoy no salimos a trabajar porque esta vez sí estamos sintiendo fuerte la nevada. Nos afecta mucho, no se puede transitar, es muy peligroso andar manejando porque las carreteras están resbaladizas y salir a caminar también es difícil por la intensidad del frío”, relató Talavera a El Nuevo Diario. 

Vuelos suspendidos

Irma Palacios, una nicaragüense que se encuentra de visita en Boston, capital del estado de Massachusetts, al este de Estados Unidos, la mañana de ayer pretendía tomar un vuelo hacia Oregón, al oeste de ese país, pero su vuelo fue cancelado por la tormenta de nieve. 

“Aquí en Boston la gente ha preferido no salir de sus casas. Yo me iba hoy (ayer) para Oregón, pero me avisaron que mi vuelo había sido suspendido y que sería reprogramado para el lunes en la mañana. Esto me afecta porque el lunes ya tenía que regresar a trabajar, pero mucha gente ha sido afectada así que es comprensible”, comentó Palacios. 

Las temperaturas en el estado de la Florida de Estados Unidos también registran bajas históricas. Desde ayer en varias zonas del Estado ha estado nevando, según reportes de medios y agencias internacionales. 

“Esta es la primera vez que sentimos estas temperaturas en la Florida desde el año 1987. La calefacción en nuestra casa apenas se siente, el problema es que las infraestructuras de los años noventa como es mi casa, no están diseñadas para soportar este tipo de frío”, explicó la nicaragüense Aída Carrión, residente de la ciudad de Miami.

“Hoy (ayer) me tuve que esperar hasta las 2:00 de la tarde para salir a caminar. Tuvimos que usar tres camisas, doble pantalón más la chaqueta”, describió Carrión.