•  |
  •  |
  • END

El Procurador General de la República, Hernán Estrada, nunca fue víctima de ningún disparo, pues fue él mismo quien activó su pistola particular con una sola detonación para ahuyentar a los individuos que trataron de asaltarlo para robarle un IPOD, y que en el intento le hicieron un rasguño en la piel del cuello de dos centímetros de ancho por cinco de largo.

La información fue confirmada por vecinos del sitio donde ocurrieron los hechos en la Carretera Sur, y por fuentes del Hospital Militar, que aseguraron que eso es lo que explica el porqué apareció un procurador Estrada, horas después del supuesto atentado, tan tranquilo vociferando y amenazando en una conferencia de prensa.

Según vecinos del lugar donde ocurrieron los hechos, no se dieron los cuatro disparos como lo señaló Estrada, fue una sola detonación de la pistola que porta el funcionario en procura de asustar a quienes pretendían robarle un IPOD (una memoria portable que sirve para almacenar archivos y música).

“Sólo fue un disparo y lo hizo él (Estrada), la mejor prueba es que cuando la Policía llegó, solamente un casquillo encontró en el lugar, no había manera de encontrar cuatro, porque sólo hizo un disparo”, dijo uno de los vecinos, quien dio detalles a END a cambio de no revelar su identidad para evitar problemas.

“Ahora él dice que los supuestos sicarios se fueron cuando vieron que corría abundante sangre salir de la herida que supuestamente le había provocado una de las balas, pero en el sitio ni nosotros ni la Policía encontramos ese charco de sangre, no es cierto que se haya dado eso”, añadió otro de los vecinos de la comunidad del camino a Los Rugama, de la carretera Vieja a León, en donde ocurrió el incidente la mañana del 6 de abril pasado.

Un rasguño

Esta versión coincide con la brindada por personas que trabajan en el Hospital Militar, que atendieron inicialmente al procurador, y que manifestaron que la herida no es más que un rasguño que afectó levemente la piel, en medio centímetro de ancho y 5 centímetros de largo, es decir, una lesión que no puede ser causada por un proyectil de arma de fuego.

“Estamos seguros de que la Policía ya debe tener grandes avances en la investigación, pero también sabemos que no van a oficializar esos datos porque sería dejar en ridículo al procurador del gobierno del presidente Ortega, que irresponsablemente, desde un inicio responsabilizó a la Iglesia Católica y a los medios de comunicación”, dijo uno de los vecinos.

Ayer por la mañana consultamos al procurador Estrada sobre las diversas versiones que han circulado alrededor de su caso y las versiones obtenidas por END, pero dijo que no quería hablar con ningún medio de comunicación. Le indicamos si tenía alguna epicrisis que demostrara que fue atendido en el Hospital Militar por efectos de un balazo, pero no dio respuesta en ese momento.

Extraña epicrisis… hecha después de la llamada

Horas después, Estrada hizo llegar a EL NUEVO DIARIO una epicrisis del Hospital Militar elaborada ayer mismo, en la que se hace constar que fue atendido la mañana del pasado 6 de abril, supuestamente herido por una bala en el cuello.

Sin embargo, el documento, que no es la habitual epicrisis de los hospitales, sino que más bien una especie de constancia firmada por el doctor Hugo Argüello Martínez, más que aclarar la situación abre más preguntas sobre el incidente por el que el funcionario responsabilizó a la Jerarquía Católica y a los medios de comunicación.

Argüello Martínez era el director del Instituto de Medicina Legal (IML), que hizo constar que el ex presidente Arnoldo Alemán era un reo valetudinario que tenía que salir de la Cárcel Modelo, porque prácticamente estaba moribundo.

Los puntos raros

El papel con el membrete del Hospital Militar enviado por el Procurador fue emitido “para los fines que estime conveniente” ayer, martes, 14 de abril, ocho días después del incidente, y señala que el paciente Hernán Estrada, de 53 años, bajo el No. de Expediente “Autorizado”, fue auxiliado en ese centro médico.

Señala en el primer párrafo el documento que “paciente masculino que es traído de emergencia al Hospital Militar Escuela Dr. Alejandro Dávila Bolaños, por el subcomisionado Roberto Calderón, en un vehículo particular a las 8:15 horas del 06/04/09. Con antecedentes de haber sufrido una herida por proyectil de arma de fuego como consecuencia de agresión realizada por dos elementos que se movilizaban en una moto en el Km 12 ½ carretera Vieja a León”.

Médico e investigador

Se desconoce cómo en un documento médico que se supone relata el historial de un paciente afectado por cualquier padecimiento y que es atendido en un centro asistencial, se refleja lo relacionado a los detalles de la agresión, entre ellas cuántos sujetos atacaron y en qué se movilizaban.

Continúa la epicrisis-constancia: “al examen físico encontramos signos vitales normales y estables, frecuencia cardiaca 84 (latidos) por minuto, frecuencia respiratoria 12 por minuto, presión arterial de 130/80 milímetros de mercurio”. Médicos consultados por EL NUEVO DIARIO indicaron que no existe forma para que una persona que haya sido atacada con cuatro balazos y alcanzada por uno de ellos, haya presentado tales características.

“La frecuencia cardiaca normal se ubica entre 70 y 90, la respiración normal es entre 18 y 20 por minuto, y si hablamos de 12, entonces el paciente estaba respirando hasta más lento de lo normal, y la frecuencia cardiaca mencionada es de un paciente tranquilo, sin problemas arteriales ni alteraciones”, dijo uno de los galenos.

Esta explicación, provoca la pregunta de cómo es posible que una persona que acababa de ser atacada criminalmente con cuatro disparos de pistola y un impacto en el cuello, haya presentado las características que describe la constancia hecha ayer por Hugo Argüello.

El rasguño

Ese mismo documento dice que “en el triángulo submaxilar derecho (mandíbula debajo de la última muela) Estrada presenta una herida de arma de fuego, sangrante, en surco de unos 6 centímetros de longitud por un centímetro de ancho que abarca en profundidad aparentemente la dermis, con el extremo anterior más ancho que el extremo posterior, sugiriendo trayectoria anteroposterior (de atrás para adelante)”.

Esto supone que de ser cierta la versión de Estrada sobre el balazo, estaba de espaldas cuando sus atacantes lo agredieron y no se sabe la manera en que capeó el resto de balazos que dice él, le dispararon, y cómo se enfrentó a sus agresores.

La epicrisis o constancia, dice que a las 8:35 de la mañana se le practicó a Estrada un ultrasonido doppler de cuello bilateral, el cual fue reportado verbalmente en presencia de tres personas, como “normal”. Transcurridos 20 minutos, se le realizó una tomografía axial computarizada en la cabeza y cuello, la cual resultó con todo normal.

La conclusión de la epicrisis-constancia es que “la lesión en sí no pone en riesgo la vida del paciente y tardará en sanar unos 14 días”. Luego de curar la herida y cubrirla con una gasa, se le dio de alta a las 10:20 horas del día de los acontecimientos, con el tratamiento de Alprozalan 0.5 mg.

Este medicamento, según internet, es un ansiolítico que “está indicado para el tratamiento de los estados de pánico, con o sin agorafobia. Los trastornos del pánico se caracterizan por ataques de pánico recurrente. Estos ataques, por lo menos al principio, son inesperados. Luego, algunas situaciones como, manejar un auto o estar en lugares con mucha gente, pueden desencadenarlos”.

Se desconoce cómo es que el procurador Estrada presentaba estado de pánico, ansiedad o estrés, con la frecuencia cardiaca, la respiración y la presión arterial que señala la constancia de Hugo Argüello. Cada una de estas inquietudes quisimos tratarlas con Estrada, pero no respondió a nuestras llamadas.

La vocera de la Policía, comisionada Vilma Reyes, por su parte, no quiso dar detalles de las investigaciones, ni negar ni aseverar lo dicho por los vecinos del sitio y las fuentes del Hospital Militar, sobre el rasguño, sólo indicó que ellos continúan trabajando duro, sin negar ni confirmar ninguna de las versiones que hemos obtenido.

“Nosotros estamos haciendo nuestro trabajo, seguimos profundizando en la investigación, y cuando tengamos los elementos suficientes, se los vamos a dar a conocer. Hay trabajo fuerte, es todo lo que te puedo decir”, precisó.