•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Marco Antonio Alvarado, de 47 años, resultó con cinco fracturas en la mandíbula y dos en las costillas luego que un motociclista ebrio lo impactó la noche del 23 de noviembre de 2017. Cinthya Zeledón, de 23 años, se ha accidentado dos veces. La primera vez la atropelló una moto, provocándole quemaduras por fricción en distintas partes del cuerpo y en la segunda salió ilesa, pero su bicicleta se dañó. A Gabriel Alexander Artola, de 24 años, le ha ido un poco mejor, solo ha sufrido un accidente y no de gravedad. Todos tienen algo en común: son ciclistas.

Los ciclistas son los conductores que después de los motociclistas están más expuestos debido a la vulnerabilidad de su medio de transporte, coinciden expertos.Ciclistas fallecieron en 2016.

Marco Alvarado, de nacionalidad costarricense, habita en Masaya, tiene doce años de practicar ciclismo y esta es la primera vez que ha sufrido un accidente. Según su esposa, Mariela Martínez, la noche en que ocurrieron los hechos regresaba junto a cinco compañeros de realizar prácticas de ciclismo recreativo en el sector conocido como la Concretera, en carretera Masaya. 

“Mi esposo y un grupo de amigos tienen años de dedicarse a este deporte, lo hacen para distraerse y a la vez ejercitarse. Normalmente las prácticas las realizan por la mañana, pero ese día decidieron salir de noche. Venían de la Concretera, entrando a Nindirí, cuando el conductor de la moto en estado de ebriedad pasó un reductor de velocidad, perdió el control y lo impactó de frente, y eso que venían en el andén permitido para los ciclistas”, relató Martínez.  

Producto de las lesiones, Alvarado fue sometido a dos cirugías. El conductor de la motocicleta se encuentra detenido en la estación policial de Masaya, fue declarado culpable por el delito de lesiones graves y el lunes 15 de enero se leerá la sentencia en los juzgados de dicha localidad.

Responsabilidades compartidas

El jefe de Operaciones de la Cruz Roja Nicaragüense, Aldrid Flores, valora que los ciclistas corren el riesgo de sufrir accidentes graves porque la bicicleta es un medio de transporte liviano, en el cual el conductor está muy expuesto. 

También considera un riesgo la falta de cortesía de algunos conductores, quienes no reconocen la bicicleta como un vehículo más. No obstante, agrega que algunos ciclistas no toman las medidas adecuadas para movilizarse sobre las carreteras. 

“Este es un tema que se ha discutido por años. Los conductores tienen que reconocer que la bicicleta es un vehículo más en la vía. Por esa razón el ciclista debe tomar sus medidas de seguridad, utilizar siempre su casco, rodilleras, coderas y luces reflectoras y respetar como cualquier vehículo las señales de tránsito, porque algunos se pasan los altos como que las señales no fueran para ellos por el hecho de andar en bicicleta”, mencionó Flores. 

Los ciclistas deberían de cumplir requisitos para transportarse, conocer todos los aspectos relacionados a las señalizaciones, solicitar una licencia de conducir, utilizar placas en las bicicletas, pues es un vehículo más circulando y poniendo en riesgo su vida y la de terceros, añadió. 

Según el Anuario Estadístico 2016 de la Policía Nacional, durante ese año se registró 429 accidentes con bicicletas, como resultado de estos hubo 23 fallecidos y 150 lesionados. 

Aún no hay estadísticas oficiales de 2017 que condensen la cantidad de accidentes en los que estuvieron involucrados ciclistas, sin embargo, el 8 de mayo de 2017 tres personas perdieron la vida y otras dos resultaron con lesiones de gravedad tras ser impactadas por una camioneta que viajaba a exceso de velocidad. Los cinco pertenecían a la misma familia y caminaban junto a sus bicicletas en la zona peatonal en carretera Masaya. 

La Ley No. 431, Ley del Régimen de Circulación Vehicular e Infracciones de Tránsito, en su Art. 85, indica que los vehículos de tracción animal, bicicletas y vehículos para discapacitados y carretones halados por personas, deberán circular por la derecha del arcén u hombro de la calzada, donde así se dispongan en las vías. En el caso que no exista arcén lo harán por la parte de la derecha de la calzada, lo más alejada del centro de la misma. 

No hay registro

En Nicaragua no hay un registro oficial de la cantidad de personas que usan las bicicletas como medio de transporte, por recreación, salud o deporte. El Movimiento Bicicletada de Managua realizó encuestas a 1,000 ciclistas en el casco urbano de la capital en noviembre de 2017.

Con el estudio se pretenden conocer las rutas que recorren a diario los ciclistas, las razones por las cuales prefieren transportarse en bicicletas y la cantidad de personas que circulan en la ciudad. Los resultados serán publicados a mediados de este año, informó Elmer Rosales, miembro de la Bicicletada.

Cinthya Zeledón también es miembro de la Bicicletada y se considera una ciclista urbana, ya que desde hace cuatro años su bicicleta es su medio de transporte. Diario realiza un recorrido de 625 metros desde su casa hacia su trabajo, sin embargo señala que las vías de Managua no son adecuadas para ciclistas, por lo que urge la construcción de ciclovías. 

“La bicicleta es un medio de transporte más. Económicamente es más favorable, te ayuda con la salud y a evitarte el incómodo tráfico. Desde el año 2013 que me movilizo en bicicleta me han accidentado dos veces porque para los conductores los ciclistas somos una molestia en las vías, corremos mucho riesgo, y es por eso que se necesita la ampliación y construcción de ciclovías en Managua”, expresó.

Desde hace seis años Gabriel Alexander Artola también utiliza una bicicleta para llegar hasta su trabajo, ubicado en el kilómetro 10 ½  en carretera Masaya. Él asegura que para transitar por este lugar se precisa de mucho cuidado. 

“Tengo 15 años de andar en bicicleta, no me considero un experto porque sé los riesgos que corremos en las vías. Desde hace 6 años uso la bicicleta como transporte, el trayecto de mi casa al trabajo es de 5 kilómetros”, detalló.

Trabaja en una tienda de ventas de repuestos y equipos para bicicletas, lo que le ha facilitado utilizar el equipo de protección necesario para transportarse, entre ellas luces reflectoras, cascos, rodilleras y coderas.

La construcción de ciclovías y la señalización vial sería la solución ante la necesidad de los conductores de bicicletas, consideró el agente de tránsito, Juan Potosme. 

“Los ciclistas pueden circular en algunos sectores donde es permitido, como carretera Masaya, Ciudad Sandino, Tipitapa y en algunos sectores del parque Luis Alfonso Velásquez Flores de Managua, que tiene 1 metro de arcén, pero en la gran mayoría de la capital no es permitido, sin embargo muchos corren el riesgo”, enfatizó el policía.