•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El cardenal de Nicaragua Leopoldo Brenes volvió hoy casi 30 años después a la primera parroquia bajo su cargo, la Pío X de Managua, para celebrar el bautismo de Jesús.

Brenes, uno de los personajes más populares de Nicaragua, presidió una misa en honor al hecho que cierra el ciclo de la Navidad y que marcó un hito en la historia del cristianismo.

La misa de Brenes fue presenciada por un centenar de seminaristas de la Arquidiócesis de Managua, que este mismo domingo iniciaron una misión evangelizadora en diferentes puntos de Nicaragua.

La ceremonia eclesiástica fue celebrada en el templo como un evento especial, debido a la presencia del cardenal.

Brenes, quien sirvió en la Pío X por 6 años desde 1985, era párroco de dicha iglesia en 1988 cuando el Papa Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de Managua, y cuando pasó a ser obispo de Matagalpa en 1991.

El cardenal, cuyo servicio en su primera parroquia culminó hace casi 30 años, es actualmente el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.