•   Diriamba, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Luvy Margarita Rappaccioli, sobreviviente de cáncer, quien desde hace más de una década paga promesas a la imagen de San Sebastián patrono de los fieles católicos de la ciudad de Diriamba, Carazo, este año no podrá hacerlo por orientaciones del padre Orlando Mendoza, según ella misma ha denunciado.

Rappaccioli refirió que el párroco Mendoza no aceptó la ofrenda económica que año con año aporta a la iglesia para que el tradicional baile El Güegüense pueda acompañar a la imagen de San Sebastián, como tradicionalmente se realiza los 19 y 20 de enero.

"El padre Orlando ha tomado represalias personales conmigo desde que yo reclamé que el retoque que le hicieron a la imagen el año pasado no había sido el adecuado por un profesional, porque se estaba perdiendo la apariencia antigua de 400 años que tenía la imagen, por lo que el padre me acusó de querer raptar la imagen e impidió que pague mi promesa mamdándome a capturar por agentes policiales", dijo Rappaccioli.

Según Rappaccioli, ella padecía de cáncer y San Sebastián la sanó milagrosamente y debido a su sanidad prometió que cada año apoyaría al rescate de la obra del El Güegüense, a la par del guardador del baile, José Arsenio López.

Por su parte, López, quien tiene 71 años de promover el baile cada 19 y 20 de enero, refirió que los 18 danzantes son promesantes y que no se debe prohibir que este baile participe en el tradicional tope de Santos y procesiones.

"El baile se había perdido desde el año de 1985 porque no había recursos económicos, pero desde que doña Luvy decidió dar su apoyo económico y acompañamiento el baile volvió a participar en las festividades de San Sebastián, ella paga el vestuario, zapatos, ofrenda, comida y demás gastos, mis hijas son las que confeccionan los trajes y yo elaboro las máscaras", añadió López.

En tanto, el padre Orlando Mendoza, en sus declaraciones, dijo que Rappaccioli tiene un problema muy personal.

"Pasa que ella es muy controversial, pero yo no he prohibido que el baile salga en las fiestas, es más allí lo verán (el baile) el 20 de enero en la procesión", expresó el párroco.