•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El líder de la iglesia Hosanna en Nicaragua, David Spencer, dijo hoy que sufre cáncer de páncreas en etapa terminal y que los médicos le han diagnosticado, como máximo, seis meses de vida.

La noticia sorprendió a los asistentes al servicio dominical de la iglesia Hosanna, situada cerca de la carretera a Masaya, en donde se mostró un video en el que sale el evangelista en compañía de su esposa, Bonnie, brindando la noticia.

“Me siento tan feliz de estar aquí con Bonnie (su esposa) y poder anunciarles (…) que los doctores me diagnosticaron con cáncer de páncreas”, manifestó hoy serenamente Spencer, quien se encuentra en Estados Unidos, donde los médicos la semana pasada le detectaron la enfermedad.

En el video, que dura cinco minutos, Spencer explicó que los médicos le dijeron que su tiempo de vida sería de tres a seis meses.

También admitió que los especialistas le ofrecieron quimioterapias y radiaciones para tratar la enfermedad, pero él las ha rechazado, explicando que desea vivir tranquilo sus últimos días de vida.

Durante la reproducción del video, que ha sido colocado en el sitio web oficial de Hosanna, el líder de la comunidad pide a sus seguidores no llorar el día de su muerte y que estén felices.

“No comiencen a llorar cuando parta, va a haber una fiesta en casa, en Hosanna. ¡Un fuerte abrazo a cada uno!”, añadió.

Por su fe y confianza en Dios, Spencer dijo que al recibir la noticia se muestra “en paz y muy tranquilo”, y agregó que “hay una enfermedad que es para muerte, una enfermedad que es para la gloria de  Dios, una enfermedad que es para disciplinarnos”.

No ora por sanidad

El líder de la comunidad aclaró que ha aceptado la voluntad de Dios y que ni él ni su familia en ningún momento pedirán sanación al espíritu Santo.

“Todos estamos de acuerdo. Nos pareció bien al espíritu Santo y a nosotros y yo no estoy orando para que Dios me sane, estoy orando para que se cumplan los días y yo pueda terminar el libro hasta donde pueda y también las cumbres, y entonces después de eso estoy listo si él (Dios) me llama”, dijo Spencer, quien en las imágenes se ve sentado a la par de su esposa, en la sala de su vivienda, en Estados Unidos.

Su esposa, Bonnie, lo animó en el video a vivir con alegría y a confiar en Dios en estos últimos días de vida.

También dijo que extrañará comer queso frito nicaragüense, porque los médicos lo prohibieron consumir este lácteo.

El pastor general de Comunidad Hosanna, Arsenio Herrera, se mostró apesarado por la noticia y anunció que Spencer llegará a Nicaragua el miércoles 10 de enero.

Según Herrera, Spencer le comentó que al fallecer quiere ser sepultado en Nicaragua.

El evangelista, de 73 años de edad, es hijo de dos misioneros norteamericanos y llegó por primera vez a Nicaragua en 1960.

David Spencer es el fundador de Comunidad de Renovación Familiar Hosanna, una de las denominaciones evangélicas más grandes de Nicaragua.

El próximo 10 de enero, David Spencer llegará a Nicaragua para asistir a un evento religioso de la comunidad Hosanna, en el cual se espera que lleve el mensaje de la palabra de Dios.

La iglesia Hosanna tiene tres sedes en Managua, así como una en los departamentos de Masaya, Carazo y Matagalpa.

Los congregados superan las 5 mil personas en todas las sedes, según información de la propia Hosanna.