•   Keysi García  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio de Salud (Minsa) informó que las muertes por neumonía en 2017 aumentaron 3.24% en comparación con el año anterior. Hasta la semana 52, se registró a 287 fallecidos por la enfermedad a nivel nacional, nueve casos más que en 2016, cuando se reportó 278 decesos, de acuerdo con el Boletín Epidemiológico semanal de la institución. 

El comportamiento de la neumonía en Nicaragua a finales del 2017 fue ligeramente inferior al año anterior, el descenso correspondió apenas a un 0.54%, según las estadísticas oficiales.  

Al finalizar el año, se había detectado un total de 140,735 pacientes contagiados con la enfermedad, a un ritmo de 2,706 nuevos casos cada semana de 2017. La cantidad total fue menor que en 2016, cuando se reportaron 141,504 casos. 

“Cuando tenés menos casos y más muertos significa que el riesgo de morir por neumonía en el año pasado fue mayor que en los años anteriores”, afirmó el epidemiólogo Leonel Argüello, quien además aseguró que uno de los principales factores de riesgo para desarrollar complicaciones por neumonía es no estar atentos ante las señales de alerta para buscar atención médica oportuna. 

Aunque la neumonía fue una de las afecciones que manifestó un repunte durante el primer semestre, a partir de la semana epidemiológica 44 del año, a finales de octubre, la cantidad de casos comenzó a descender en comparación con 2016, apunta el informe de la institución sanitaria.

Por otro lado, Argüello señaló que el aumento de lluvias durante la época de invierno en 2017 incidió en la proliferación de las enfermedades respiratorias, lo que predispone a los pacientes a adquirir una neumonía bacteriana o viral que puede causar complicaciones. 

“Hay gente que tiene gripe y puede complicarse con una neumonía viral, o alguien que tuvo una infección de garganta puede complicarse con una neumonía bacteriana”, advirtió. 

Las señales de alerta

Argüello enfatizó en la necesidad de estar atentos a los signos de alerta cuando hay una enfermedad respiratoria para evitar complicaciones fatales, en especial cuando los pacientes son menores de cinco años, adultos mayores o personas con enfermedades crónicas. 

Estas señales se manifiestan en pacientes mayores cuando la enfermedad respiratoria no mejora o se agrava con síntomas como fiebre constante, dolores de estómago, desmayos, pérdida de lucidez y cansancio, en estos casos la persona precisa de hospitalización o atención médica inmediata. 

Mientras que en los niños, los signos de alerta aparecen cuando el menor pierde el apetito, tiene fiebre y “se le hunde el pecho o el estómago”, apunta el especialista. 

Recomendaciones

La principal recomendación para evitar las enfermedades respiratorias y las complicaciones por neumonía es lavarse las manos con agua y jabón lo más frecuentemente posible.

Además es importante tomar otras medidas preventivas como mantener una distancia mayor a un  metro de una persona que tenga una enfermedad respiratoria, no compartir objetos personales, hidratarse bien y no exponerse a humo de leña o tabaco, debido a que esto disminuye la capacidad de defensa del sistema respiratorio, subrayó Argüello. 

Finalmente, las vacunas contra el neumococo y la influenza, que son administradas anualmente en las unidades de salud pública, contribuyen a disminuir el riesgo de contraer neumonía.