•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El nicaragüense Manuel Duarte Jiménez, de 25 años, murió abatido por un oficial de la Policía de Costa Rica la noche del sábado en el barrio Cuba de San José, la capital de ese país.

La Fuerza Pública de ese país confirmó a medios locales que el oficial disparó a Duarte Jiménez porque este intentó dispararle mientras era perseguido.

“El hecho ocurrió a eso de las 6:15 p.m. en el lugar El Pochote en barrio Cuba, San José, luego de que varios oficiales abordaron a un joven que caminaba por vía pública en actitud sospechosa”, indicó la institución, según reporta el diario La Nación.

Érick Calderón, director regional de la Fuerza Pública de San José, explicó a los medios de comunicación que aunque al nicaragüense se le dio la orden de detenerse, nunca lo hizo y más bien habría amenazado al oficial con un arma de fuego.

“Al individuo se le dio la orden de que se detuviera y no lo hizo. Siguió corriendo y al verse acorralado apuntó a los policías, por lo que uno de ellos tuvo que accionar el arma de reglamento que portaba. El arma con la que apuntó a los policías está siendo buscada, sin embargo, el terreno es quebrado y con muchos bambúes”, explicó Calderón a La Nación.

El jefe policial agregó que Duarte cuenta con una orden de captura emitida por la Policía Internacional (Interpol), pero que desconocía por qué delito. Al momento de la persecución presuntamente portaba una cantidad de droga no cuantificada en un canguro, según la Fuerza Pública de San José.

Varios lugareños, al enterarse de lo ocurrido, intentaron agredir a los policías, por lo que fue necesario un amplio despliegue para controlar a los enojados vecinos.

Datos del Organismo de Investigación Policial (OIJ) de ese país indican que en 2016, Costa Rica cerró con 578 homicidios, y 603 en 2017, por lo que el pasado año fue calificado como “el más violento de la historia”, y cerró con una tasa de homicidios de 12.1 por cada 100,000 habitantes.