•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras el cierre de las vías que convergen en el kilómetro 7 de la carretera Sur de Managua, por el inicio de las obras de un paso a desnivel en la zona, el tráfico se estancó por más de una hora la mañana de ayer mientras cientos de personas intentaban ingresar al centro de la capital.

La intersección del 7 Sur fue cerrada desde el pasado sábado, en vista del inicio de la construcción de la obra vial, cuyo inicio estaba estipulado para septiembre del año pasado. El despeje de las vías comenzó desde el 21 de diciembre, cuando los obreros retiraron postes de luz, alambrado y árboles en el perímetro. 

La fila de vehículos se extendía hasta el kilómetro 8 de esta carretera y sobre la carretera nueva a León, desde donde provenían decenas de vehículos livianos y buses de transporte colectivo. Desde este punto, el desvío del tráfico inició desde Las Piedrecitas, donde se finalizan las labores de edificación de otro paso a desnivel. 

Según las autoridades municipales, para ambas construcciones se destinó un presupuesto de US$14 millones. 

La Policía Nacional informó ayer en conferencia que los agentes de tránsito estarán regulando el tráfico de la zona más congestionada cerca de donde se construirá el paso a desnivel para agilizar el movimiento de los vehículos.

Los desvíos

Tanto los vehículos que llegan desde la carretera vieja a León y carretera Sur, como los que vienen de Ciudad Sandino, están ingresando a la pista Juan Pablo II por una vía en el barrio Frawley, ubicada a unos 400 metros al norte de la entrada a la pista Suburbana. 

Esta calle dirige hacia el oeste y luego al norte, hasta la esquina de la Superintendencia de Bancos, donde hay un paso de doble vía. Anteriormente, las autoridades habían indicado que no se permitirá el paso de vehículos pesados por los desvíos designados.