•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Erick Alexander Olivas Gaitán, de 18 años, murió al impactar su cabeza contra otro compañero mientras buscaba atrapar una pelota. El hecho sucedió este fin de semana durante un partido de beisbol, en un campo de la comarca Santa Teresa, de la ciudad de Masaya.

Producto del fuerte encontronazo, el joven cayó de espalda, quedando en estado inconsciente, por lo que terminó siendo traslado de manera inmediata hasta el hospital Humberto Alvarado Vásquez, donde falleció en horas de la tarde.

Francis Olivas, hermana del menor, comentó que a su hermano le encantaba practicar este deporte y deseaba llegar a ser un gran deportista nicaragüense y poder de esta manera representar al país.

“Tenía muchas aspiraciones, él siempre andaba jugando, buscaba cómo recrearse de una manera sana, la verdad es que no imaginamos que perdiera la vida de manera repentina, yo no quería que muriera de esta manera”, dijo la hermana del fallecido.

Uno de los mejores jugadores

Según sus compañeros de juego, Olivas poseía uno de los talentos más destacados en el deporte, su posición en el campo era de jardinero central y sus habilidades para dirigir y atrapar la pelota, lo hacían destacar entre sus otros amigos.

“Era un buen compañero a la hora de jugar, siempre lo hacía con excelencia, su sueño era poder perfeccionar su talento y algún día llegar a ser un beisbolista profesional para ayudar a otros colegas y también a su familia”, expresó David Bravo.

Olivas jugaba en el equipo llamado Gigantes de Cristo. Familiares, vecinos y amigos, lamentan está pérdida tan grande que deja a una familia en luto, además hacen un llamado a los jóvenes amantes de este deporte a tomar las debidas precauciones y hacer uso de los elementos de seguridad como los cascos, tobilleras, entre otros, para evitar desgracias futuras.