•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El acusado de asesinato de Elvis José Díaz, un abogado caraceño, seguirá en prisión preventiva mientras espera juicio oral y público para este próximo 2 de febrero, dijo el juez William Howard, del juzgado de Distrito Penal de Audiencias de Jinotepe, Carazo.

Díaz, de 33 años de edad, llegó bajo fuerte resguardo policial,  para presenciar audiencia inicial por el delito de asesinato en perjuicio de Jorge Alberto Salazar, quien según la acusación murió de 10 machetazos en su cabeza y cuerpo, propinados por el abogado Díaz.

El hecho ocurrió en la vía pública el 8 de diciembre pasado, cuando la víctima se detuvo en su motocicleta a pedir una dirección, momento en que Díaz sostuvo una discusión, sacando del interior de su vivienda un machete.

“Nosotros estamos intranquilos porque tiene mucha amistad con varios abogados de aquí de Carazo, que sabemos que están haciendo todo lo posible para que lo dejen en libertad, también sabemos que están pidiendo una prueba de un siquiatra porque, según su abogado, presenta problemas mentales”, alegó Glenda Espinoza, sobrina del fallecido.

Agresiones

Por su parte, el abogado defensor Marlon Aburto Hidalgo, hizo la petición al juez Howard que se respete a su defendido y a su persona, ya que están siendo objetos de acoso y ofensas de parte de la familia de la víctima.

“Ningún familiar de Elvis José Díaz, mi cliente en este caso, ha podido hacer presencia en el juzgado para verlo porque los agreden y les pegan, no se pueden estar involucrando a terceras personas en un caso donde solo uno está siendo procesado, sabemos que están dolidos, pero tienen que respetar, yo estoy haciendo mi trabajo, por eso me están pagando, ya se está cumpliendo con la justicia y en este país no puede existir la violencia”, indicó el defensor  Marlon Aburto.

Cabe mencionar que el pasado 3 de enero la esposa de Díaz fue agredida física y verbalmente por familiares de la víctima, porque ella había ayudado a que el abogado se diera a la fuga.

“Yo no tengo la culpa de lo que Elvis hizo, al final mi familia y yo terminamos siendo víctimas de él, no tenemos por qué pagar por un delito que nosotros no hemos cometido, me golpearon y me ofendieron, ya él está enfrentando sus cargos, yo pido que se me dejen en paz, porque donde esta gente me vea me va agredir siempre”, señaló María Cristina Cordero, actual esposa del acusado.