•  |
  •  |
  • END

Diferencias “diplomáticas”, y no de carácter técnico o económico, fueron las que provocaron el impasse que derivó en la salida temporal de Nicaragua de la rueda de negociaciones del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica con la Unión Europea, afirmó el vicecanciller nicaragüense Manuel Coronel Kautz.

El funcionario, jefe negociador en la mesa por la parte nicaragüense, aseguró que en el Istmo ya existía un consenso para la propuesta de constitución de un Fondo de Crédito y de Financiamiento Económico para combatir la pobreza en Centroamérica, que eventualmente sería presentada al bloque europeo.

Al ser consultado este martes en rueda de prensa sobre los motivos de este impasse, el vicecanciller respondió: “Las razones, me da la impresión, que tienen un carácter diplomático”.

Coronel calificó como “razonable” la propuesta de establecer el fondo con un monto de 60 mil millones de euros --unos 79 mil millones de dólares--, que servirían como línea de crédito para Centroamérica. Reiteró que el 90 por ciento del fondo, sería otorgado por la UE, mientras el otro 10 por ciento, sería garantizado en partes iguales por los países del Istmo, y por Panamá, que participa como observador en las rondas.

Costa Rica rompió

Dijo que “todos habíamos dicho que sí” sobre la manera en que se conformaría dicho fondo de crédito, pero señaló que de manera sorpresiva, Costa Rica “rompió el consenso”, durante la séptima ronda realizada en Honduras a principios de este mes.

“No es un planteamiento de Nicaragua. Lo que existe es un planteamiento centroamericano, que perdió consenso en Honduras cuando Costa Rica rompió el consenso, pidiendo a último momento hacer un reanálisis del tema que estábamos planteando, que era el fondo económico financiero común que se le iba a plantear a la Unión Europea”, explicó.

“Lo que Nicaragua hizo fue tomar un decisión de un retiro temporal, y solicitar una prórroga de seis meses para consultar con nuestras bases algo que ya teníamos consensuado. Entonces, nosotros dijimos que estábamos abiertos para ir a cualquier parte, si nos ponemos de acuerdo en Centroamérica, en algo que se rompió, porque no podemos ir a Europa, nuevamente, sin tener un consenso”, sostuvo.

Según él, existen “instrucciones de no firmar nada”, las cuales algunos diplomáticos de otros países centroamericanos han recibido de sus superiores.

Fuentes de gobierno revelaron en días pasados a EL NUEVO DIARIO, que el viejo conflicto político-personal entre el presidente nicaragüense Daniel Ortega y el mandatario costarricense, Óscar Arias Sánchez, ha tenido evidentes repercusiones dentro de esta negociación con la UE, y dentro de otros foros donde participa el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

El diplomático reveló que el gobierno del presidente Ortega podría convocar en Managua a los jefes negociadores de los países centroamericanos, para “dirimir nuestras diferencias” esta semana.

“Endeudarse no es raro”

El funcionario respondió también a las críticas por el supuesto endeudamiento que generaría a Nicaragua la conformación del fondo de crédito por el orden de 60 mil millones de euros.

Afirmó que “endeudarse no es ninguna cosa rara”, y que en el pasado Nicaragua ha asumido compromisos económicos mayores en condiciones menos favorables.

“Aquí, cuando nosotros analicemos esto, en esta nueva reunión, estoy seguro de que vamos a llegar a un acuerdo precisamente por eso, porque hay muchos argumentos que son sólidos”, dijo el viceministro nicaragüense.