•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más de 60 comerciantes, que habían instalado sus negocios en la plaza y parque central Juan José Quezada en León, fueron reubicados este miércoles por la municipalidad como parte del plan de ordenamiento de las vías y espacios públicos.

La medida ocasionó inconformidad entre los comerciantes ambulantes, ya que algunos de ellos se rehúsan a abandonar el lugar e incluso se han trasladado hacia las calles peatonales laterales a la catedral.

Rosa Elena Munguía, codirectora de Servicios Municipales en la Alcaldía de León, aseguró que el plan de ordenamiento será ejecutado de manera integral en toda la ciudad. 

“Estamos dando inicio en la plaza y parque central, estamos cumpliendo con los acuerdos establecidos con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Luego que catedral pasó a ser Patrimonio Cultural de la Humanidad nos comprometimos a mantener despejadas las vías y embellecer el entorno del edificio religioso”, dijo.

La Catedral de León fue incluida el 28 de junio de 2011 en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), con sede en Francia.

La funcionaria de la municipalidad precisó que únicamente 22 personas están autorizadas para ejercer el comercio en la plaza y parque. A partir del presente mes, la plaza y parque contará con vigilancia permanente.

“Es evidente que había un desorden en la plaza y parque central por la cantidad de negocios sin autorización, una situación que se estaba saliendo de control, y se estaba perdiendo la apariencia de parque y dando una imagen de mercado”, agregó. 

Adolfo Juárez, vendedor de bisuterías en dicho parque, afirmó que están demandando que los “dejen trabajar, tenemos necesidad y por esa razón es que permanecemos en el parque”.

Juana Francisca Ortiz, comerciante de agua y gaseosa en el parque, consideró que tiene más de cinco años de ser comerciante y que es injusto que quieran desalojarla. “Dejen a los comerciantes que trabajen en donde quieran, queremos trabajar en paz y no aceptamos reubicación en ningún otro lado”, sentenció.

Ortiz agregó que hay establecimientos aledaños al parque, como el restaurante El Sesteo, que se ha tomado las áreas e instaló verjas de hierro como muro de contención para instalar sillas y mesas. “Es un establecimiento que expende licor a toda hora, está ubicado a escasos metros del templo católico y nadie regula a ese negocio, solo para los más pobres es que se aplican las leyes”, denunció.