•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el municipio de El Rosario, jurisdicción del departamento de Carazo, cada mes se recolectan ocho toneladas de basura. Esta es separada en una planta procesadora, donde 13 personas se encargan de apartar el plástico, madera, aluminio, hierro, cobre y cartón, entre otros desechos, para luego venderlos. 

El alcalde Evert López sostiene que esta es una de las ciudades más limpias del departamento.  “Aquí el tren de aseo recorre la ciudad cuatro veces en la semana, ya la gente se ha educado que cuando pasa el camión la basura ya va recolectada, se ubicaron cestos en alrededor de toda la ciudad y barrios aledaños, creo que es una cultura que las personas se han creado con ayuda de charlas de concientización ambiental y sobre todo de protección de muestra salud”, dijo López.

Además indicó que la basura ha contribuido a obtener ingresos que ayudan al desarrollo y mejoras de la comunidad.

“La planta de tratamiento está alejada del centro de la ciudad, es un lugar cerrado donde no se quema basura, no hay malos olores, los trabajadores se encargan de recolectar y dar el tratamiento adecuado a la basura, se divide en orgánicos y no orgánicos, vendemos los plásticos de alta densidad y también vendemos abono orgánico”, añadió el funcionario.

Otro de logros que mantiene más limpio el municipio es la eliminación de las aguas servidas en las calles y la colocación de cuatro depósitos de basuras por cuadra.

“Nosotros todo lo hacemos manual porque nuestra población es poca, estamos hablando de 7,000 habitantes”, dijo el alcalde.