•  |
  •  |
  • END

Jinotega

A más de 250 mil córdobas ascienden las pérdidas originadas por un incendio que se produjo la madrugada del martes 14 de abril, en las oficinas de la Asociación de Cafetaleros de Jinotega, producto de un cortocircuito.

La llamada de emergencia la recibió la Dirección de Bomberos de Jinotega a las 3:15 minutos de la madrugada, pero cuando llegaron, parte de las instalaciones, ubicadas en el galerón de la Cotrán Norte del Mercado de la ciudad, ya se habían quemado, según informó el capitán Alejandro Martínez, instructor de la Dirección General de Bomberos.

“Llegamos minutos más tarde desde que recibimos la llamada, pero los equipos de oficina --computadoras, escritorios y papelería-- y fertilizantes, ya estaban quemados, aunque logramos evitar que el fuego se propagara al resto de las instalaciones y al galerón del mercado”, dijo.

El siniestro se estima que se originó 15 minutos antes de la llamada de emergencia, y fue producto del recalentamiento del sistema eléctrico, debido al uso inadecuado de los conductores, según determinó el peritaje bomberil.

Queman cerros

La tarde del martes, miembros de la Defensa Civil y del Ejército de Nicaragua trataban de sofocar el incendio que se originó a eso de las 2 de la tarde en el sector este de la ciudad de Jinotega, donde personas desconocidas prendieron fuego al cerro, poniendo en peligro la vida de varias familias que habitan en las cercanías.

Eran las 3 y media de la tarde, y las llamas se propagaron hasta el cerro Los Papales, a menos de un kilómetro del casco urbano de la ciudad de Jinotega. A esa hora la ciudad se vio envuelta en humo y el calor comenzó a sofocar a las familias cuyas viviendas se encuentran aledañas al monte, quienes tuvieron que abandonar sus casas para ponerse a salvo.

END se comunicó con la Dirección General de Bomberos de Jinotega, donde aseguraron que se les impedía intervenir por el difícil acceso a la zona. Cabe destacar que durante los últimos ocho días se han registrado al menos cinco quemas en los alrededores de la ciudad, que está rodeada de cerros donde abunda el pasto seco.