•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La normalización del servicio eléctrico en 109 asentamientos urbanos y la construcción de 2,425 kilómetros en redes de distribución de energía forman parte de los proyectos establecidos en un decreto de préstamo de US$86.5 millones que la Asamblea Nacional recibió de la Presidencia de la República para su aprobación en el plenario parlamentario.

El documento de este decreto explica que los US$86.5 millones corresponden a una modificación del préstamo número 2050 otorgado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para financiar parcialmente el Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energía Renovable en Nicaragua (Pneser).

El contrato fue firmado originalmente en 2011, cuando el BCIE acordó desembolsar US$75 millones y en noviembre pasado -respondiendo a una solicitud del Gobierno de Nicaragua- el BCIE accedió a modificar el acuerdo ofreciendo una segunda  partida de US$86.5. De esta manera el financiamiento del BCIE para este programa suma en total US$ 161.5 millones.

Este segundo desembolso del BCIE para el Pneser contempla proyectos de electrificación rural mediante la construcción de 2,425 kilómetros de redes de distribución eléctrica, con lo que se pretende dar alcance a unas 635 comunidades rurales, electrificando a unas 20,193 viviendas.

Además, se prevé normalizar el servicio de energía eléctrica en 109 asentamientos urbanos, lo que significa electrificar aproximadamente a unas 16,350 viviendas. Esta “normalización del servicio” implica la construcción de redes de distribución eléctrica con una longitud aproximada de 300 kilómetros.  

El objetivo, dice el documento, es aumentar la cobertura eléctrica nacional, mediante la electrificación rural por extensión de redes y mejorar la calidad de servicios eléctricos en los asentamientos.  La Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) es la encargada de ejecutar este programa. 

Salvador Mansell, titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), dijo a finales de noviembre pasado durante una reunión de consulta con los diputados, que se ha logrado legalizar “a más de 320 asentamientos” de unos 648 que existen a nivel nacional. 

Enacal actualizará catastro 

La Asamblea Nacional también recibió de la Presidencia de la República un decreto de préstamo por la suma de US$72 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para impulsar el proyecto de Mejora y Gestión Sostenible de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento en zonas urbanas y periurbanas. 

El documento de este decreto explica que entre los objetivos de este proyecto están las obras de sectorización de la zona hidráulica “Altamira” y la reparación de fugas actualmente no atendidas, además de la actualización de los catastros de redes y de clientes de Altamira en Managua y en 12 ciudades donde se desarrollarán trabajos para aumentar la cobertura de saneamiento y la tasa de conexión a la red de abastecimiento de agua potable. 

Se contempla la creación de la delegación de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) en Altamira, Managua, donde se aplicará una “reingeniería institucional”, dice el documento.  

El financiamiento permitirá a Enacal la adquisición e instalación de equipamiento para la medición de la producción de los niveles freáticos y de las presiones en los centros de producción de agua.

Los municipios donde se ampliará la red de agua potable, de saneamiento y alcantarillado son: Catarina, San Juan de Oriente, Niquinohomo, Tola,  Wiwilí, Managua, Moyogalpa, Altagracia, San Juan del Sur, Quilalí, Las Sabanas y Corinto. 

Con este proyecto se prevé beneficiar con el servicio de agua potable a 81,145 personas y con el mejoramiento  de alcantarillado sanitario a 61,752 habitantes.

Estos financiamientos del BCIE y el BID serán remitidos a la Comisión de Producción Economía y Presupuesto de la Asamblea para proceder con el trámite de consultas y dictamen antes de aprobar los préstamos en  el plenario del Poder Legislativo.