•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una doble acusación por los delitos de portación ilegal de armas y receptación fue presentada ayer en los tribunales de Managua contra el ciudadano Ezequiel Pérez Escoto. El juez Jean Carlos Fernández, del Juzgado Primero Local Penal, decidió enviar a la cárcel de forma preventiva al acusado.

Pérez Escoto enfrentó la primera audiencia por el delito de portación ilegal de armas. El juez decidió que por este señalamiento debía ir a prisión preventiva. Posteriormente, en otra audiencia preliminar, el Ministerio Público le atribuyó el delito de receptación, es decir, el acto de comprar bienes robados. El judicial también aprobó dicha acusación. Las audiencias iniciales para ambos delitos se realizarán el próximo 22 de enero. 

De acuerdo con los detalles que reveló el Ministerio Público, el acusado tenía antecedentes penales por cometer robos de vehículos, por lo que hace muchos años estaba circulado por la Policía Nacional. 

La Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) lo había investigado por varios años, sin embargo, fue hasta el 8 de enero de 2018, a las 8 de la noche que fue detenido durante un operativo. Según la relación de hechos que narró la fiscal del Ministerio Público, ese día, manejaba un vehículo estilo sedan y durante la requisa que le hicieron los agentes policías encontraron un revólver y 6 proyectiles 

Pérez Escoto no tenía permiso para portar dicha arma, misma que hace varios meses fue reportada como robada, detalló la fiscal. Las autoridades aún desconocen quién fue la persona que le suministró el revólver. 

Tenía camioneta robada

Según la relación de hechos, el 8 de enero, mientras ejecutaban la orden de captura contra el sospechoso, en el sector de la rotonda Santo Domingo, en Managua, encontraron en la puerta del piloto la póliza de seguro de una camioneta. 

Los agentes se enteraron que el vehículo asegurado fue reportado como robado por su dueño, Mario Martínez. El Ministerio Público señaló que, como prueba del delito de receptación, se descubrió que el automotor estaba en el garaje de una casa que el acusado rentaba en un residencial de Managua.