•   Granada  |
  •  |
  •  |
  • END

Árboles de cedro y guanacaste que deberían ser protegidos por el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) y por el Instituto Nacional Forestal (Inafor) están siendo cortados arbitrariamente en la parte baja de la Reserva Natural Volcán Mombacho, en el departamento de Granada, donde los nativos perciben que las autoridades actúan en complicidad con los miembros de los Consejos del Poder Ciudadano.

En el lugar, considerado como área de amortiguamiento, los socios de la Cooperativa “Ricardo Morales Avilés” y activistas de los CPC derribaron un hermoso y ancestral árbol de guanacaste que estaba localizado a pocos metros de donde funcionan las oficinas de la Fundación Cocibolca.

Los denunciantes, que por la seguridad de su familia prefirieron omitir sus nombres, dijeron que en el camino a la cúspide del volcán se escuchan las motosierras y se observan los vehículos que salen cargados con trozas de madera.

Sobre el mismo camino, cerca de la finca San José, encontramos los restos de otro guanacaste que hace poco fue cercenado, presuntamente, porque tenía múltiples hongos, sin embargo, un guardabosque comentó que la decisión la tomaron los miembros de dicha cooperativa alegando una enfermedad y razones que realmente no existían.

Los habitantes de la Reserva señalan como responsables de lo que consideran una “barbaridad” a Elena Ticay, a Julio Gaitán, a Pablo Arias, a Miguel Ticay y a Mario Díaz, entre otros socios, a quienes casualmente encontramos en la zona del corte. EL NUEVO DIARIO intentó conversar con ellos para conocer su versión sobre el caso, pero ninguno accedió a nuestra entrevista. De forma escueta dijeron que el permiso había sido otorgado por la delegada departamental del Marena, Ligia Flores, y del Inafor, Hamilton Garay.

Van con todo

Pero esos cortes no son los únicos. Aunque los presentes aseguraron que se trata solamente de dos árboles --uno que con sus ramas obstaculizaba el acceso al área turística y otro que estaba enfermo--, padres de familias con más de treinta años de vivir en la zona dijeron que la gravedad del asunto es mayor, pues los cooperativistas --amparados por el secretario departamental del Frente Sandinista-- están haciendo y deshaciendo.

“La tierra está quedando seca y los de la Fundación no hacen nada por pararlos. Esa gente corta de día y de noche… ahí cerca había un pochote viejísimo, de los más antiguos, pero también lo cortaron”, lamentó uno de los afectados. Otro de los problemas que se están presentando en el Mombacho es que los señalados están presionando a los nativos para que abandonen las propiedades heredadas hace muchísimos años.

Versión del Inafor

El delegado del Inafor, Hamilton Garay, expresó que el permiso para el corte de los árboles lo entregaron hace meses, luego que los dueños presentaron los requisitos establecidos en la ley de acuerdo con un plan de aprovechamiento, aunque no precisó en ninguno de ellos. “La ley dice que a partir de los 800 metros sobre el nivel del mar ya se considera área protegida, pero estos cortes se hicieron en el área de amortiguamiento”, subrayó. Flores, agregó que el martes pasado hicieron una inspección por la Reserva Natural, pero que no observaron nada ilegal.

Por su parte, Mauricio Altamirano, de la Regencia Forestal, dijo que lo actuado está dentro de lo legítimo. “Esos son árboles sobre maduros, que tienen huecos, además, ellos cumplieron con el Plan Silvopastoril exigido por el Inafor”. En cuanto a la intervención de los Consejos del Poder Ciudadano, Altamirano justificó que obedece a una disposición del gobierno en apoyo al trabajo de las instituciones públicas. “Ellos deben ser garantes del derecho que tienen nuestras comunidades”.