•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA) espera que los cuatro ingenios azucareros que operan en Nicaragua obtengan la certificación "Bonsucro" antes que finalice el 2018, según dijo hoy su presidente, Mario Amador.

Las dos compañías azucareras más grandes de Nicaragua, el Ingenio San Antonio y el Ingenio Monte Rosa, ambas ubicados en el Pacífico de Nicaragua, cuentan con la certificación "Bonsucro", que premia la producción de azúcar social y ambientalmente sustentable.

Los otros dos ingenios, el Montelimar, situado en las costas del Pacífico, y el Benjamín Zeledón, en el departamento sureño de Rivas, aún no cuentan con ese certificado y esperan obtenerlo en este año, dijo Amador.

Esos ingenios "estarán siendo certificados o están en vías de buscar su certificación, para que tengamos a finales de 2018, si es posible, todos los ingenios certificados y ser así el primer país del mundo con toda su azúcar certificada Bonsucro", destacó el dirigente gremial.

En Ingenio Benjamín Zeledón tiene una producción diaria de 4,000 toneladas de caña por día, distribuidas en 9,000 manzanas (6,345 hectáreas); y el Ingenio Montelimar produce por día 4,500 toneladas en un área de cultivo de 10,000 manzanas (7.050 hectáreas), según la CNPA.

"Eso es lo que deseamos y tenemos la capacidad de hacerlo", anotó Amador.

Las declaraciones fueron ofrecidas durante el segundo día del evento azucarero "La Semana del Bonsucro" 2018, donde más de 150 representantes de la industria en 30 países discuten en Managua sobre la sostenibilidad del azúcar.

Nicaragua espera producir unos 18 millones de quintales de azúcar en la zafra que va de noviembre de 2017 a mayo de 2018, según datos del CNPA.