•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se acerca el regreso a clases, mucho se habla de los útiles escolares, uniformes, zapatos, las condiciones del colegio, pero hay un punto importante que se descuida y es el tema del peso adecuado de la mochila que cargan los niños. Ante este situación, la maestra de primaria Vanessa Borge reacciona manifestando que por fortuna hay centros escolares que con anticipación entregan a los padres una lista con el material necesario que utilizarán los alumnos durante el año, así como las indicaciones sobre lo que podrían necesitar al menos durante la primera semana de clases. 

Si lo expuesto anteriormente no es el caso, la docente recomienda llevar lo básico, unos cuatro cuadernos más su cartuchera debidamente equipada con útiles como lápices, lapiceros, gomas de borrar, tijera, corrector, entre otros, ya que “durante los primeros días no se hace mucho, se trabaja más bien en introducir a los estudiantes en las asignaturas”, dice.

En cuanto a los libros de texto, el maestro será quién indique a partir de cuándo se podrá hacer uso de ellos. Borge aconseja que sean los padres quienes estén más pendientes del horario de clases de sus hijos, para que así carguen en su mochila lo que verdaderamente van a utilizar en su día escolar. De igual forma, con ello van a lograr saber cuándo los estudiantes tendrán que entregar trabajos más elaborados, lo cual podría tratarse de alguna manualidad que pueda agregar un peso más a su carga. “El objetivo de insistir en este tema es que a través de investigaciones realizadas por médicos ortopedistas, se ha llegado a consenso de que las mochilas que los niños llevan a clases no deben superar el 15 por ciento de su peso, para evitar problemas de espalda”, asegura la maestra.

Los médicos recomiendan que el peso de la mochila sea el 10 por ciento del peso del niño, así que de alguna manera se estaría hablando de una responsabilidad de la salud. ¿Qué lo justifica? Evitar que los niños sufran lesiones en su espalda, debido al sobresfuerzo y a la fatiga muscular. Lo que se debe comprender es que el problema no es la mochila, sino el peso que lleva el niño en ella. 

Para tener la certeza de que tu hijo tendrá la mochila ideal, podés visitar Librería Jardín, donde encontrarás modelos ergonómicos en las marcas Jansport, Disney, MTV y Fila, que cuidan la espalda. Asimismo, ofrecen las mochilas de rodos para los más pequeños en la marca Disney. 

Consejos para cargar peso correctamente

1 Usar mochilas con correas anchas y acolchadas, y con respaldo acolchado. 

2 Llevar mochilas con ajustes firmes, procurando mantenerlas a unos 5 cm arriba de la cintura. 

3 Repartir el peso. Llevar siempre la mochila por las dos correas y jamás solo por una, para no sobrecargar uno de los hombros. 

4 Hacer ejercicio. Practicar algún deporte o ejercicio que fortalezca los músculos de la espalda. 

5 Organizar la mochila poniendo los libros más pesados cerca y pegados a la espalda, y manteniendo cada cosa en su lugar. 

6 Peso de arrastre. Optar por llevar mochilas con ruedas, evitando tirar de ellas al bajar o subir escalones. 

7 Mantener la columna recta y no curvada, para llevar la mochila con ruedas.