•  |
  •  |
  • END

T Presunto suicidio de “El Calmante” se complica cada vez más por los claros vacíos de lo que parece una sesgada investigación
T Desde que se supo de la muerte de una joven en un motel capitalino, todo el actuar de las autoridades favoreció al principal sospechoso
Rafael Lara

Entre sollozos, María Concepción Galindo, madre de Jessenia González Galindo, muerta por arma de fuego, en el autohotel “El Calmante” el 24 de marzo, exigió a la Policía Nacional que le demuestren con qué elementos probatorios determinaron que su hija se suicidó, ya que no puede creer que se haya quitado la vida.

La señora Galindo, evidentemente afectada por la noticia publicada sobre las conclusiones de los análisis forenses, mencionó que de manera oficial las autoridades no la han notificado, y desconoce por qué la Policía llegó a esa conclusión.

“Lo único que sé es loque leí en los diarios. Desconozco los detalles, aunque en la Dirección de Auxilio Judicial me aseguraron que nos llamarían para darnos las conclusiones en una conferencia de prensa, ya fuera en las oficinas de El Chipote o en Plaza El Sol. Pero la información es una sorpresa para nosotros que somos la familia de la víctima”, dijo la madre.

Conclusiones no explican nada

Ella sostiene que su hija, embarazada de su compañero de vida, tenía mucho por vivir y no tenía motivos para quitarse la vida. Ahora, tras las investigaciones retardadas luego de los hechos, las autoridades quieren hacerla creer que luego de un par de tragos, se fue con su hermana Nimia y el acompañante --Gilberto Castillo Zavala-- a un cuarto de hotel para a suicidarse con la pistola de Castillo, frente a un espejo del baño.

“Esa conclusión me dejó muchas dudas que todavía nadie contesta. Entre esto, en qué momento tomó la pistola y cómo la manipuló alguien que no sabía de armas.

Por qué él estaba con ella en el baño, por qué tocó el arma, por qué en dos ocasiones no dejó a Nimia llamar por teléfono a la Policía; además, por qué los tres supuestamente tienen residuos de pólvora, eso no lo entiendo, principalmente cuando la prueba de parafina la hicieron días después. Aunque la principal pregunta es que si se suicidó, ¿por qué lo hizo?”, inquirió.

“Quiero que todo esto quede claro. Quise confiar en la Policía y esperé a que hicieran las investigaciones. El hecho de que él tenía dinero y yo no lo tenga… la verdad es que mi hija era un ser humano, una persona que desarrollaba a un niño en su vientre. Necesito tener en mis manos todas las pruebas, quiero que me expliquen punto por punto cómo fue todo esto para esclarecerlo”, precisó.

Solicitarán detalles de conclusión

Por su parte, Guillermo Rodríguez, pareja de la señora Galindo, dijo también estar extrañado con las declaraciones policiales sobre la investigación, y aseguró que interpondrán un escrito con el apoyo del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, pidiendo el expediente del caso para conocer bien las conclusiones.

Uriel Pineda, abogado del Cenidh, señaló que luego de la denuncia por supuestas influencias partidarias y monetarias de Castillo con las autoridades policiales, durante las indagaciones fueron muy colaboradores, sin embargo, todavía no han visto el expediente de las conclusiones del caso.

“Aún no podemos determinar si existe violación a los derechos humanos. Tenemos que ver y estudiar los elementos que tiene la Policía para conocer si en realidad existen situaciones anómalas”, explicó el abogado.