•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las noches de los últimos dos años han sido largas y angustiantes para José Santos Gaitán, de 84 años, oriundo de Masaya. La picazón en su cuerpo no lo ha dejado dormir tranquilo. 

 “Hasta me sangran los dedos cuando me rasco”, cuenta mientras espera ser atendido en el Centro Nacional de Dermatología en compañía de su hija Paula del Socorro Gaitán.

 “También es un hongo lo que tiene”, cuenta la hija. “Lo ha agarrado por todo el cuerpo y eso le afecta, no lo deja dormir porque le da ardor y picazón. Le hemos aplicado varias pomadas, pero no le han hecho efecto, entonces decidí traerlo al dermatológico porque recuerdo una ocasión en que estuve enferma, me recetaron buen medicamento y me curé. Tengo fe de que él se mejore”.

La alergia comenzó en la cara, detallan ambos. “Luego en los pies y así siguió, le salen ampollitas. Ha estado bien con fluconazol  que le dieron en Masaya, pero dicen que no es recomendable”, comenta Paula, quien cree que la alergia puede ser un efecto secundario de los medicamentos que tomó su padre hace más de diez años, cuando sufrió tuberculosis.

El acné es una de las enfermedades en la piel que más afectan a los nicaragüenses. Foto: Cortesía/END

La picazón empeora cuando come algunos alimentos como el huevo y la leche con 3%, así como todos los alimentos que contienen grasa. 

En Nicaragua fueron hospitalizadas 455,850 personas durante 2016, según el Mapa de Padecimientos de Salud  del Ministerio de Salud (Minsa) y las infecciones de la piel y del tejido subcutáneo fueron la décima causa, pues fueron ingresadas a 6,186 personas. 

Ese mismo año en Managua de las 83,693 personas que se internaron en el servicio hospitalario público, 1,052 fueron por infecciones en la piel. 

Las que más afectan

La alergia crónica que señala la hija de José Santos Gaitán no está dentro de las afectaciones más frecuentes entre los nicaragüenses, según la doctora María de los Ángeles Morales, especialista en dermatología, quien explicó que lo que puede afectar a los adultos mayores con mucha frecuencia es el prurito senil, el cual se produce porque hay mucha resequedad en la piel, pero no es una alergia. 

“La piel de los abuelitos pierde sustancias y componentes normales que hacen que se reseque  y cuando la piel está seca pica mucho. Una buena hidratación ayuda mucho”, dijo Morales. 

No obstante, la especialista explicó que las enfermedades más comunes de la piel se pueden agrupar por el tipo de enfermedad o por la edad de los pacientes. 

Los niños generalmente son afectados por enfermedades infecciosas como el impétigo, conocida popularmente como quemada de puro, ya que esa es una causa de consulta frecuente.  Esta puede aparecer en los primeros meses de vida y hasta los 10 y 12 años. 

Esta enfermedad empieza con enrojecimiento en la piel, posteriormente se hace una ampollita y al reventarse se va haciendo una costra. Se trata con antibióticos aplicados y tomados, que se eligen en dependencia de las características de cada niño, como su peso y si no es alérgico a determinado medicamento. También se pide que los niños tengan las uñas muy cortas y limadas para evitar el rascado porque a través de él se transmite de una zona a otra.

Por otro lado, en las personas mayores se presentan las manchas por sol, también llamadas melasma cuando ocurren en la cara; y urticarias o lentigos solares cuando aparecen en las manos. 

“De un tiempo para acá las manchas (solares) no se ven solamente en gente mayor, sino también en gente joven por la exposición crónica al sol. Son más comunes en las mujeres porque en ellas influyen los factores hormonales como los embarazos y el uso de los anticonceptivos. Sin embargo, se pueden presentar aunque no estén embarazadas o consumiendo anticonceptivos”, dijo Morales.

Según la dermatóloga la manera más fácil de prevenirlas es usar el protector solar, el cual se debería acostumbrar a usarlo desde la niñez. Lo ideal es que se aplique cada dos horas o al menos tres veces al día. En la mañana, al mediodía y a las 3:00 p.m. p.m., momento en que todavía está fuerte el sol.

La alergia también es una de las principales enfermedades en la piel. Foto: Cortesía/END

“Antes se hablaba mucho de los factores de protección, que mientras más alto era mejor, sin embargo todos los estudios a nivel internacional han señalado que un protector solar que diga 50 plus es tan efectivo como un protector solar de 90 o 100. Sin embargo lo importante es que reúnan todas las características: aprobación de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos), tener tanto filtro como pantalla porque son dos químicos diferentes,  factor de protección por encima de 50 a más y ser de acuerdo al tipo de piel”, recomendó Morales.  

Por su parte la dermatóloga Tania Teller considera que entre las enfermedades que más afectan a los nicaragüenses están los onicomicosis u hongos en las uñas en adultos; el acné en adolescentes; y miliaria o sarpullido en los niños, así como la tiña de la cabeza, que es un tipo de hongo en el cuero cabelludo y moluscos contagioso, este último es un tipo de virus que los niños adquieren en piscinas.

“En la clínica (privada) veo más acné, melasma y en los niños miliaria. Para prevenir enfermedades de  la piel  se debe tener cuidado con los jabones. El problema es que usan a veces los jabones comerciales y son fuertes porque traen mucho detergente. Hay que buscar jabones neutros, hidratarse la piel. Nosotros no tenemos la costumbre de usar cremas después del baño. Se debe usar el protector solar desde los 6 meses de edad”, manifestó Teller. 

Dijo que ayuda a mantener la piel saludable una alimentación balanceada con frutas y verduras y tomar mucha agua.

El cáncer de piel

La dermatóloga María de los Ángeles Morales subrayó que estadísticas sobre el cáncer de piel en el país no hay muchas, pero a nivel mundial el cáncer de piel ocupa entre el tercer y cuarto lugar. 

Además explicó que hay varios tipos de cáncer de piel. Los más comunes son el cáncer basocelular, el espino celular y el melanoma y actúan en ese orden de agresividad. Este último se disemina rápidamente y puede causar la muerte del paciente. 

“En el país el melanoma no es tan frecuente, sigue ocupando el primer lugar el cáncer  basocelular, que se presenta generalmente en personas mayores de 45 años en áreas expuestas al sol como la cara, los brazos, las piernas y se manifiesta en personas de piel blanca”, apuntó Morales. 

La especialista recomendó tener cuidado con algunas lesiones que aparecen en la piel, por ejemplo las que no teníamos antes, no se quitan, sangran, hacen costra, aparentemente se están curando y vuelven a aparecer y crece, esto hace sospechar en una lesión maligna.

“A veces pueden salir cáncer sobre los lunares, van cambiando de forma, de tamaño, de color. Si antes no molestaban y de repente empiezan a molestar nos hacen sospechar en una lesión maligna y vale la pena consultarlo”, refirió Morales. 

Otras afectaciones de la piel 

Existen algunas enfermedades que perjudican a los nicaragüenses independientemente de la edad, según la dermatóloga María de los Ángeles Morales. Una de ellas es el vitíligo, también conocido popularmente como “bienteveo”. 

“Son manchas blancas en la piel. Esta enfermedad (vitíligo) no hay forma de prevenirlo. Una vez que sale hay que aprender a convivir con ella. No es estrictamente hereditario, pero si existen familiares con la enfermedad tenemos más riesgo de padecerla, aunque uno puede ser el primero en la familia”, sostuvo Morales.

Además explicó que una vez que sale el vitíligo hay tres posibilidades: que la mancha que apareció no se quite, pero que tampoco crezca ni se extienda, es decir, que no aparezcan manchas nuevas. La segunda posibilidad es que se quite la mancha, porque hay pacientes que tienen dos o tres manchas y  han logrado mejorar y no le vuelven a salir más. La tercera posibilidad y más temida es que se extienda y abarque gran parte del cuerpo. 

La dermatóloga explicó que cuando el vitíligo afecta más del 50 por ciento de la superficie corporal es prácticamente imposible detenerlo, en ese caso lo que hace es tomar medidas para proteger la piel. 

“Hay que recordar que el color de la piel está dado por la melanina, esta además de ser un pigmento que es lo que le da color a la piel, es una de las formas de protección que tenemos. El vitíligo hace que se pierda toda esa melanina, por lo tanto esa piel que queda blanca es más sensible y se debe tener especial cuidado con el sol”, precisó Morales. 

Otra de las enfermedades comunes es la soriasis. Según Morales, esta se puede presentar en cualquier edad, pero es más común en los adultos. Las causas se desconocen, se habla de un desorden a nivel inmunológico en la piel. No se cura, pero se controla. 

“La soriasis empieza con ronchas de un color bien característico (rosadas, similares al jamón). Van creciendo y se van llenando de escamas blancas que se desprenden con facilidad y a veces de manera espontánea  produciendo picazón. Puede afectar varias zonas del cuerpo incluyendo el cuero cabelludo, brazos, glúteos y genitales”, dijo la especialista.