•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una maestra de preescolar acusada de abuso sexual en perjuicio de uno de sus alumnos de 4 años quedó en prisión preventiva por los próximos siete días.

El arresto preventivo para la docente de  31 años  fue dictado por la jueza Sexto Distrito Especializado en Violencia de la capital, Karla García Zepeda.

La maestra, quien permanece detenida en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), volverá a los tribunales capitalinos el próximo viernes 26 de enero a las nueve de la mañana para la audiencia inicial.

Los hechos por los cuales la docente es acusada de abuso sexual ocurrieron en un colegio privado de educación bilingüe, ubicado en el Distrito III de la capital.

“El Ministerio Público fundamentó la petición de prisión preventiva conforme a la ley nacional y las leyes internacionales, por la cual el estado de Nicaragua debe velar por los derechos de los niños, niñas y adolescentes”, señala la judicial.

La titular del Juzgado Sexto Distrito Especializado en Violencia de la capital también apoya  la medida cautelar de prisión preventiva para la maestra de preescolar en la Ley 745, la que establece que los delitos de naturaleza sexual deben tramitarse con prisión preventiva.

Abuso contra otro niño

Mientras en la sala 17 del Complejo Judicial Central Managua se desarrollaba a puerta cerrada la audiencia preliminar para la docente acusada de abuso sexual; en la sala 11 del mismo recinto inició el juicio para William Martínez Cajina, acusado  por igual  ilícito en perjuicio de un niño de 5 años en otro colegio de la capital.

En la primera audiencia de juicio que se realiza en el Juzgado IV Distrito Penal Especializado en Violencia de la capital, a cargo del juez Harold Leal, declararon el oficial de inspecciones oculares y  el detective que investigó los hechos.

Al final de la primera audiencia del juicio,  tanto el abogado defensor, César Arévalo Gutiérrez, como el representante de la Fiscalía se mostraron satisfechos con los resultados obtenidos  para los intereses de sus representados.

“En la primera audiencia quedó demostrado que no existe relación entre lo que dice la acusación y lo que expresaron los testigos que se vinieron a contradecir en el juicio”, según el abogado defensor.

EL juez Harold Leal, quien suspendió el juicio a petición de la Fiscalía, programó para el próximo 30 de enero la continuación del juicio, donde está previsto que declaren los forenses del Instituto de Medicina Legal que examinaron al menor.

Los hechos, por los cuales William Cajina enfrenta juicio, acontecieron en  el colegio Mi Redentor entre el 6 y 12 de noviembre del 2017, según la acusación fiscal.