•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Seis meses atrás Laroska Álvarez López decidió demandar al padre de su hija de diez años, de nombre Lenín García. Presentó una demanda para lograr una pensión de alimentos y tres meses después un juez ordenó a García pagar 1,200 córdobas mensuales como pensión, más gastos médicos, recreación, utillaje escolar, calzado y dos mudadas cada seis meses.

Sin embargo no cumplió, así que Álvarez lo acusó en la vía penal por el delito de omisión de prestación de alimentos.

El juicio penal contra Lenín García, que inició en octubre de 2017, es uno de los 1,952 casos de este tipo que fueron judicializados en la capital. La mediación es un acuerdo que hacen las partes (acusado y acusador), donde establecen cómo se va pagar el monto y el juez le da control de legalidad para cesar la persecución penal.

En la audiencia judicial la Fiscalía presentó la acusación y las pruebas con las que en juicio demostraría la culpabilidad del acusado, a quien le ofrecieron varias oportunidades para que pagara los 17,400 córdobas que adeudaba en concepto de alimentos. 

El jueves pasado el juez Edén Aguilar declaró la culpabilidad del acusado y decretó la prisión preventiva.

Durante  los tres meses que transcurrieron antes que concluyera el juicio el acusado no mostró voluntad de cumplir con la sentencia del juez de Familia, aduciendo que no tenía dinero para pagar la pensión.

Acepta culpabilidad

Tras admitir su culpabilidad, el pasado jueves se ofreció a pagar 1,200 córdobas de las 17, 400 que adeuda, pero esa propuesta fue rechazada por la mamá de la niña y por la Fiscalía.Lenin García, quien está en prisión por no pagar la pensión de alimentos. Foto: Ernesto García/END.

“Durante 10 años yo he criado sola a la niña, únicamente con la ayuda de Dios y de mi madre,  y no puede ser que ahora quiera que le acepte 1,200 córdobas”, argumentó Laroska Álvarez ante el juez Edén Aguilar.

El fiscal auxiliar Roberto Fúnez señaló ante el juez Edén Aguilar que durante los tres meses que aproximadamente duró el proceso penal, el ahora reo no mostró voluntad de cumplir con su deber de padre.

Todavía el pasado jueves antes de abrir el juicio, el juez Tercero Especializado en Violencia, Edén Aguilar, dio un espacio de aproximadamente 20 minutos para que el reo hiciera una propuesta razonable.

Lenín García, quien trabaja como “semanero” en una cooperativa que brinda el servicio de distribución de productos a una empresa de bebidas alcohólicas, donde dijo que devenga un salario de 200 córdobas al día propuso pagar 1,200 córdobas en ese instante y otros 5,000 córdobas mañana lunes, y el restante los daría en cuotas de 1,200. Esa propuesta también fue rechazada por la mamá de la niña.

Al observar que García no hacía una  propuesta razonable para pagar lo adeudado el juez  hizo sonar su mallete, dando por iniciado el juicio, no sin antes expresar en voz alta: “Le di tres meses para que viniera al juicio en una mejor posición para resolver”.

Principio de oportunidad

El juez Cuarto Especializado en Violencia de la capital, Harold Leal, manifestó que la mayoría de los juicios por pensión de alimentos se logra resolver mediante un acuerdo de mediación entre las partes, o bien la suspensión condicional de la ejecución de la sentencia, en el que se suspende provisionalmente la persecución penal.

La mediación es un acuerdo que hacen las partes (acusado y acusador), donde establecen cómo se va pagar el monto y el juez le da control de legalidad para cesar la persecución penal, pero si hay incumplimiento se reanuda la persecución penal con la continuación del proceso judicial, explicó el juez Leal.

Las mediaciones no reforman la sentencia dictada por el juez de Familia. “Por ejemplo, si un juez manda a pagar 3,000 córdobas mensuales en pensión de alimentos y el acusado debe 12,000  y acuerda cuotas de 1,000 córdobas por lo atrasado, tiene que pagar lo atrasado y los 3,000  mensuales que el judicial de la materia ordenó”, agregó.

Para que un acusado reciba la suspensión condicional de la ejecución de la sentencia debe declararse culpable porque en caso de incumplir se procede a dictar la sentencia condenatoria, que va de seis meses a dos años de prisión, explica el juez Leal.

Tácticas

El abogado litigante Rommel Dávila Gutiérrez, quien al igual que la mayoría de sus colegas tiene experiencia como  acusador o defensa en juicios de omisión de prestación de alimentos señaló que estos procesos son “críticos”.

“De acuerdo con mi experiencia, como en estos juicios lo que uno procura es que el acusado pague lo que debe en concepto de alimentos, hay quienes para evadir su responsabilidad se cambian de domicilio y hasta renuncian al trabajo”,  relató el profesional del derecho.

Dávila Gutiérrez señaló que cuando el acusado cae preso, como en el caso de Lenín García, la misma familia es la que busca el dinero para que el reo pague y pueda recuperar la libertad, señaló el entrevistado.