•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los planes educativos contemplados en la etapa preescolar, que agrupa a niños de entre tres y seis años de edad, son vitales e importantes para los menores porque estimulan y activan su proceso de aprendizaje, y les ayudan a desarrollarse en su futuro, aseguró Jorge Hernández, especialista en educación del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef Nicaragua). 

“Entre más temprano es mejor, porque es cuando el niño tiene más capacidad para aprovechar esas experiencias, para prepararse para lo que viene: la primaria, secundaria, universidad y el ámbito laboral”, afirmó Hernández, quien además enfatizó que la estimulación en esta etapa es importante, vital y necesaria. 

Hasta febrero de 2017, el Ministerio de Educación (Mined) había informado que en preescolar se matriculó a un total de 267,705 estudiantes en los tres niveles, lo que significó una cobertura del 105.9% de la meta proyectada para ese año lectivo.

Este fin de semana, el gobierno central indicó que se ha alcanzado el 88.7% de ese total en matrícula para este año lectivo 2018, que dará inicio el próximo 5 de febrero a nivel nacional. 

De acuerdo con el portal web oficial del Mined, los niños y niñas que asisten al preescolar encuentran en el juego una manera de aprender y establecen un puente entre sí mismos y su entorno social. 

Es en esta etapa que se encuentra el “momento preciso para ayudar a los niños y las niñas a integrarse y adaptarse, para prepararlos en la adquisición de las habilidades necesarias y enfrentar el proceso de aprendizaje durante toda la vida”, señala la información de la institución. 

Por otro lado, el desarrollo temprano de los niños también incide en su vida social, puesto que si se pasa por alto esta etapa, “el cerebro madura sin tener esas conexiones, entonces tenemos adultos que no saben comunicarse, que no saben relacionarse, que les cuesta aprender y eventualmente que les cuesta desempeñarse de manera productiva”, subrayó Hernández. 

Más conciencia

El especialista, Hernández, también señaló que en los últimos diez años el Mined ha logrado satisfacer la demanda de la educación inicial en preescolares comunitarios, estatales, privados y la modalidad del Centro Infantil Comunitario (CICO), anteriormente llamados Centros de Desarrollo Infantil (CDI); además de la certificación del cuerpo docente de estos niveles. 

Sin embargo, hay un 30% o 32% de infantes en edad preescolar que no asiste a la escuela, principalmente por la falta de conciencia real de la importancia de este nivel entre la población. 

“No es tanto que quizás no haya suficientes maestros, o suficiente infraestructura, sino que todavía hay un sector de la población que considera que la educación inicial no es importante. Cualquier excusa es buena para no mandarlos, porque usualmente se piensa ‘de todas formas es pre escolar’”, agregó. 

Estimulación temprana

A nivel del Gobierno hay un consorcio de instituciones, entre las que se cuenta el Mined, el Ministerio de Salud (Minsa) y el Ministerio de Familia, Adolescencia y Niñez (Mifan), que se enfocan en concientizar y educar a la población alrededor de la importancia de la estimulación temprana en el seno familiar, con el programa Amor para los más chiquitos, dirigido a niños de entre cero y tres años de edad. 

A través de promotoría y material visual en cartillas, se transmite el mensaje de la importancia del rol de la familia en el tema del juego como la forma de aprender de los niños. En algunos casos esta función es asumida en los CICO, donde los niños reciben esa estimulación mientras los padres de familia desarrollan otras actividades.

;

“Hablamos del tiempo de calidad, idealmente deberíamos de procurar el mayor tiempo posible para interactuar con nuestros hijos, pero si no tenemos ese tiempo, el poco tiempo que tengamos tiene que ser de calidad, donde aprovechemos para estimular al niño a través de la conversación, música, colores, juegos”, añadió el especialista de Unicef Nicaragua.