•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Dirección General de Bomberos demoró 10 minutos para controlar las llamas en una pulpería en el barrio Santa Rosa la tarde de ayer. Sin embargo, el lugar quedó reducido a escombros.

Marvin Antonio Cerna, yerno de la propietaria del inmueble, aseguró que no tenían ni 20 minutos de haber salido a la iglesia, cuando les llegaron a avisar que la venta se estaba quemando.

“En la mañana se atendió en la pulpería, pero por la tarde habíamos quedado que no íbamos a vender y por eso dejé todo desconectado. No nos explicamos qué pudo haber ocurrido”, expresó Cerna.Mientras que Xochilt Obando comentó que hace 20 días su mamá se había hecho cargo del negocio y que invirtió mucho dinero.

“No es posible que se haya quemado solo la venta y no la otra casa. Nosotros sospechamos que el incendio fue provocado, pero será la Policía la que se encargue de las investigaciones. Ellos deberán determinar si hubo o  no mano criminal. Allí  no se quemó ni 10 mil ni 100 mil córdobas, allí se quemaron miles de miles”, aseveró Obando.

Mercedes Guadamuz, vecina, refirió que se encontraba en la esquina cuando vio que salía humo de la pulpería y de inmediato llamó a los bomberos, quienes llegaron de inmediato y controlaron el fuego.

En la vivienda habitaban tres personas adultos y tres niños. El área afectada es 15 por 7 metros cuadrados.

Por su parte, Ramón Landero, jefe de la Dirección General de Bomberos, indicó que hacen el trabajo de escombreo para eliminar cualquier fuente de calor, luego van a trabajar con la Policía para determinar el origen y la causa.

“No tenemos ningún indicio ahorita porque desdichadamente la vivienda estaba cerrada, sus habitantes no se encontraban. Se tuvo que hacer una entrada forzada para poder eliminar las vías de propagación y evitar que se quemaran las otras viviendas que colindaban con ella”, dijo Landero.

El jefe de los bomberos indicó que la emergencia se atendió celeridad, los bomberos llegaron con rapidez, obviamente la población no había colaborado, porque no podían ingresar.