•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de cuatro científicos alemanes, expertos en estudio de peces, analiza a la especie del pez mojarra que habita los grandes lagos de Nicaragua y las lagunas cratéricas. 

Los expertos de la Universidad de Konstanz, Alemania, iniciaron las investigaciones hace una semana.

Los científicos dieron hoy en la mañana una conferencia de prensa en la sede del Foro Nacional de Reciclaje (Fonare) en Managua.  

El equipo de científicos está conformado por Axel Meyer, a cargo del grupo, Julian Torres-Dowdall, Melisa Olave y Andreas Harer. 
Ellos estarán por tres semanas en Nicaragua y visitarán el lago de Managua, las lagunas de Asososca, León, Apoyeque, Tiscapa, entre otros lugares. El científico también explicó que se está trabajando con muestras de agua de las lagunas para extraer el ADN libre de las mojarras.

Julian Torres-Dowdall, uno de los científicos, puntualizó que medirán las condiciones químicas de las lagunas, cuánta luz penetra, turbidez y la composición química como la salinidad, además la cantidad de oxígeno, en estos cuerpos de agua.

 “Esto nos sirve para entender los aspectos ecológicos y fisiológicos de los peces”, afirmó.

“Vemos colores gracias a la variedad de pigmentos visuales que tenemos en las retinas y estudios en esa variedad de las mojarras, principalmente, las de la laguna de Tiscapa, ya que en esta hay mucha contaminación que provoca disminución de la claridad del agua y las especies pueden estar obligadas a adaptarse”, explicó  Torres-Dowdall. 

El científico también explicó que se está trabajando con muestras de agua de las lagunas para extraer el ADN libre de las mojarras.Los científicos visitarán el lago de Managua, las lagunas de Asososca de León, Apoyeque, Motegalan,Tiscapa, entre otros lugares.

La investigación de las mojarras no es actual. Axel Meyer, en 1984, llegó a Nicaragua por primera vez para estudiar estos peces

En 2012 descubrió dos especies endémicas o que solo existen en el país, se trata de Amphilophus tolteca y viridis.  

Los científicos desarrollarán durante tres semanas las investigaciones.