•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una calle alterna  que une el municipio de Rivas con San Jorge se ha convertido en un botadero de basura que está poniendo en riesgo la salud de  los pobladores que habitan este lugar.

La avenida de  un kilómetro de longitud  es conocida como Calle Chiquita, y en ambos extremos luce atestada de todo tipo de residuos y hasta animales muertos y perecederos en mal estado que ocasionan  mal olor y atraen a aves de rapiña, dijo el poblador Carlos Flores.

Según  Flores, la falta de civismo de algunos pobladores es lo que ha imposibilitado erradicar este basurero clandestino, “ya que por  no ir a pagar la entrada al  vertedero de Rivas o San Jorge, prefieren venir a botar a esta calle sus desechos y nos están perjudicando en materia de salud”, indicó.

Narcisa Castro, habitante de este sector, aseguró que por pertenecer al municipio de San Jorge ya han expuesto el problema a las autoridades municipales,  pero según sus palabras  aún  no existe  una estrategia dirigida a erradicar definitivamente el botadero de basura.

Asimismo, relató que los afectados son más de 30 familias y miembros de la iglesia Caminando con Jesús, que dicen estar cansados de la mala acción de algunos ciudadanos.

“Para  prevenir la proliferación de enfermedades  hasta  emprendemos jornadas de limpieza, porque donde hay concentración de basura  hay una amenaza contra la salud, pero  se tarda más en limpiar que en volverse a llenar de basura”, explicó Castro.

De acuerdo con los pobladores, algunas personas  hasta llegan a arrojar desechos de pescados  que no comercializan dentro de sacos, lo cual según ellos agrava el problema y en una ocasión hasta se vieron obligados a incinerar el cadáver de un  caballo.

En la Alcaldía de San Jorge, los funcionarios de medioambiente confirmaron  que periódicamente asisten a retirar basura al lugar y que llegan a recolectar entre 25 y 30 metros cúbicos.

Asimismo,  detallan que los desechos son arrojados en la calle por personas que llegan de Rivas y que los lugareños no han logrado identificar a estas personas lo cual ha imposibilitado aplicar medidas de mayor rigor.