•  |
  •  |
  • END

PUERTO ESPAÑA / AFP

Treinta y cuatro dirigentes de las Américas se reunirán este viernes en Trinidad para celebrar, en medio de la crisis financiera global, una cumbre que puede marcar el reencuentro de Estados Unidos con sus vecinos del sur, y que tendrá entre sus protagonistas a un país ausente: Cuba.

Es la primera vez que un Estado del Caribe recibe una Cumbre de las Américas, y su organización supuso un verdadero desafío logístico para este pequeño y próspero país, convertido en una fortaleza para esta Quinta reunión.

En Puerto España, la capital, todo está listo para recibir a los líderes del continente que se reunirán hasta el domingo, con una agenda enfocada teóricamente en las formas de garantizar la prosperidad, la seguridad energética y la democracia para los 800 millones de personas que representan.

La agenda no escrita

En la práctica, los temas que centrarán esta cumbre no están en el programa oficial, y serían la presencia de Obama, la cuestión del bloqueo a Cuba y la crisis financiera mundial.

Puerto España será el lugar del primer encuentro entre el presidente estadounidense Barack Obama y sus vecinos del sur de América, después de años de relaciones marcadas por la tensión o simplemente por el abandono.

"La época en que Estados Unidos actuaba unilateralmente, en que dictaba y no escuchaba, esa época se acabó (...) Estamos comprometidos en trabajar estrechamente con nuestros vecinos en el hemisferio", garantizó recientemente Joe Biden, Vicepresidente de Estados Unidos.

Obama tiene previsto reunirse en Puerto España separadamente con los líderes de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), del Caribe y los centroamericanos.

Según Jeffrey Davidow, asesor especial del presidente estadounidense para esta cumbre, el dirigente acudirá a Trinidad a escuchar y no a proponer.

Frente a él, tendrá a dirigentes que confían en un nuevo diálogo con Washington, como es el caso de Brasil o Chile, y aquellos que miran con desconfianza cualquier propuesta estadounidense y exigirán el fin del bloqueo contra Cuba, como son Venezuela o Nicaragua.

El lunes, Obama anunció el levantamiento de restricciones para los viajes de cubano-estadounidenses a la isla y para el envío de remesas, y este jueves solicitó a La Habana que envíe una señal de que habrá "cambios" en la isla, citando, por ejemplo, una liberación de prisioneros políticos.

Según el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, la cuestión de Cuba no está presente en la declaración final de Puerto España, algo que varios líderes latinoamericanos consideraron "inadmisible".

Texto oficial bloqueado

El texto oficial que firmarán los dirigentes el domingo, del que sólo se sabe que tiene 97 puntos, es resultado de diez rondas de negociaciones y su contenido disgustó al líder cubano Fidel Castro.

Según fuentes cercanas a la negociación, dos artículos de esta declaración final sobre el papel de la OEA a la hora de garantizar la gobernabilidad democrática y los derechos humanos, siguen bloqueando la aprobación final de este texto debido a la oposición de países como Venezuela y Nicaragua.

Otra cuestión que estará inevitablemente presente en Puerto España será la crisis financiera, ausente del primer borrador de la declaración final, porque la situación económica a mediados de 2008 no era la misma, según la OEA.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), las economías de la región retrocederán un 0.3% en 2009.

América Latina planteará en esta cumbre si los recursos extraordinarios para instituciones financieras aprobados por el G20 en su reciente reunión de Londres, beneficiarán a entidades como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Policías y efectivos militares de diversos países del Caribe, apoyados por Estados Unidos o Brasil, garantizan la seguridad durante este evento de dos días, durante el cual no se esperan manifestaciones significativas.