•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante su segundo día en Nicaragua parte de la tripulación del buque Northland de la Guardia Costera de Estados Unidos, que atracó ayer en Puerto Corinto, Chinandega, pintará hoy una escuela pública en El Realejo y sembrará árboles en zonas aledañas como parte de un trabajo coordinado con Fundación Coen. 

A las obras que se realizarán esta mañana se unirán Laura Dogu, embajadora de Estados Unidos en Nicaragua y Piero Coen, presidente del Grupo Coen.

El buque patrullero Northland llegó con 105 tripulantes para una estadía de cuatro días en el país.

Los guardacostas estadounidenses además de hacer obras de servicio comunitario llegan para un intercambio de experiencias con la Fuerza Naval de Nicaragua en la lucha contra el narcotráfico internacional en altamar. 

“Esta visita al puerto de Corinto tiene como objetivo conducir a un intercambio de experiencias con la Fuerza Naval de Nicaragua, sobre operaciones de combate al narcotráfico, pero también para fortalecer las relaciones entre Nicaragua y Estados Unidos”, explicó el teniente comandante Jeremy Greenwood.

Esta es la primera vez desde la década de los noventa, en que la tripulación de un buque patrullero de la Guardia Costera de Estados Unidos pisa tierra nicaragüense para llevar a cabo actividades de servicio comunitario.

La embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura Dogu, citada en una nota de prensa, aseguró que la visita del buque Northland a Nicaragua “muestra claramente el valor de la cooperación para abordar los temas de seguridad mutua”.

“Me enorgullece ver los recursos y el tiempo que la tripulación está dedicando durante su visita al Puerto de Corinto para trabajar con la gente de Chinandega en actividades de servicio comunitario”, agregó Dogu en el comunicado.

Contentos

Gilberto Benavides es un joven de 23 años, de padres salvadoreños y nacido en Estados Unidos, que forma parte de la tripulación del Northland, un buque de 82.3 metros de longitud que se encuentra en altamar desde el mes de noviembre. 

Es su primera vez en el país y sus expectativas son altas: “Estoy muy contento de estar en Nicaragua, tengo muchos amigos de acá y me ilusiona poder venir a contribuir con lo que podemos y sabemos. Toda la tripulación estaba muy ansiosa por llegar”.