•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 20 de diciembre del 2017, cuando Mario Gutiérrez Martínez acudió a un centro comercial de la capital para reunirse con Sandra Cruz Navas con el propósito de finiquitar la venta de su camioneta, nunca se imaginó que despertaría al día siguiente (21 de diciembre) por la tarde en una zona montosa del kilómetro 39 de la carretera El Crucero- San Rafael del Sur.

El hombre de 25 años fue llevado hasta ese lugar por la mujer y otros tres miembros de la agrupación delictiva “El Tuerto”, después de que Sandra Cruz le echó en una cerveza una benzodiacepina que lo hizo perder el conocimiento.

La benzodiacepina  es un medicamento que actúa a nivel del sistema nervioso central y es recetado por los médicos a pacientes que enfrentan problemas siquiátricos o sicológicos.

Mario Gutiérrez, después de quedar inconsciente por el somnífero, fue trasladado en su camioneta por los acusados: Ezequiel Pérez Escoto y Yarinsi Galeano Rayo, refiere la acusación fiscal.

Perfilado en redes sociales

Antes de citar a la reunión de negocio a Mario Gutiérrez, Jesse Guerrero Ampié, también miembro del grupo, había perfilado a la víctima en las redes sociales Facebook y WhatsApp, según el extenso escrito acusatorio.

Jesse Guerrero y Sandra Cruz eran utilizadas como señuelo por los miembros de la agrupación delictiva que comenzó a ser investigada por la Policía después del robo a Mario Gutiérrez.

Otro integrante de la agrupación de presuntos delincuentes es Yarinsi Galeano Rayo, quien este miércoles quedó en prisión preventiva junto con Ezequiel Pérez Escoto, después de una audiencia de ampliación de acusación.

Completa el grupo delictivo de “El Tuerto” Luis David Méndez, quien ya está preso por este  hecho y una estafa agravada en perjuicio  Wilber Padilla Córdoba, a quien presuntamente estafaron extendiéndole un cheque sin fondos por la compra de una camioneta valorada en US$10,800.

El mismo medio de transporte, los acusados lo habrían vendido a Juan Carlos Gálvez Neyra con una escritura de compra y venta fraudulenta, según la extensa acusación del Ministerio Público.

Al final de la audiencia de ampliación de acusación, la jueza Indiana Gallardo dictó prisión preventiva para Yarinsi Galeano Rayo y ratificó igual medida para Ezequiel Pérez Escoto; además de ordenar la captura de las dos mujeres.

En el extenso escrito acusatorio se explica que Luis David Méndez enfrenta cargos por estafa agravada, estelionato, crimen organizado y robo agravado con fuerza; mientras  Ezequiel Pérez enfrenta cargos por estafa, crimen organizado y robo agravado con fuerza.

En los que refiere a Yarinsi Galeano, Sandra Cruz Navas y Jesse Guerrero, son acusados por  crimen organizado y robo agravado con fuerza.