•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ministro de Seguridad Pública de Costa Rica, Gustavo Mata, pidió ayer a las autoridades de Nicaragua que tomen medidas contra el reo Luis Ángel Martínez Fajardo, alias “Pollo”, a quien acusa de dirigir desde una prisión de Nicaragua a grupos narcotraficantes en Costa Rica.

“Nos estamos comunicando con las autoridades de Nicaragua para que sepan lo que está sucediendo, pues pareciera que ‘Pollo’ se comunica fácilmente con sujetos en Costa Rica, dando órdenes claras y expresas sobre tráfico ilícito de drogas y hasta de matar personas”, dijo el ministro a los periodistas.

El funcionario explicó que informes de inteligencia detallan las órdenes y contactos que mantiene el reo con miembros de su grupo delictivo en Costa Rica, tanto para traficar drogas como para matar rivales.

Uso de celular

Uno de los elementos de prueba que cita el ministro es un video grabado con un teléfono celular en el que un grupo de hombres asesina el año pasado a uno de los narcotraficantes más buscados de Costa Rica, identificado como Alejandro Guido Toruño, alias “Gringo”, de nacionalidad nicaragüense.

En ese vídeo, que circuló en redes sociales, los asesinos no identificados, dicen que cometen el crimen a pedido de “Pollo”, quien dirigía en Costa Rica una poderosa banda y que en 2015 fue arrestado en Nicaragua, donde también tenía operaciones.

De acuerdo con los informes de inteligencia costarricense, de alguna manera “Pollo” tiene acceso a teléfonos celulares con los cuales da órdenes a sus cómplices en Costa Rica para dirigir operaciones de narcotráfico.

En septiembre del año 2015,  la jueza Décimo Tercero Distrito Penal de Juicio Fátima Rosales, estableció una condena de 30 años a Martínez Fajardo por los delitos de tráfico internacional de estupefacientes y crimen organizado.   

Cuando fue capturado, a “Pollo” la Policía Nacional le incautó 411.4 gramos de marihuana y le encontró en su poder documentos nicaragüenses como una cédula y una licencia de conducir.

Costa Rica registró el año pasado un récord de 603 homicidios para una tasa de 12.1 por 100,000 habitantes, la cifra más alta en la historia del país.

Según los datos de las autoridades, al menos el 25% de los homicidios son atribuidos al narcotráfico y en los últimos años se ha incrementado la violencia con la que estos grupos actúan.