•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este año se espera un aumento en la producción de miel, pero existe una preocupación por los robos que ocurren en las propias áreas de cultivo. Se tienen reportes de afectaciones en más de 500 colmenas que están distribuidas en distintas zonas del país, indicó Fabricio Mendoza, presidente de la Comisión Nacional Apícola de Nicaragua (CNAN).

“Hay una preocupación por los robos, porque hay afectaciones en casi todas las zonas donde se produce miel. Tenemos reportes de que en Boaco al menos ocho productores se han visto afectados por robos en unas 300 colmenas entre diciembre y enero. Debo explicar que los delincuentes no se roban las colmenas como tal, sino la miel, pero para hacerlo deben dañar la colmena y es una afectación tremenda para el productor, porque debe reinvertir al menos un 40% más para producir de nuevo”, señaló Mendoza.

Delincuentes conocen el negocio

El presidente de la CNAN sostuvo que el ciclo más alto de la producción de miel ocurre en el periodo de noviembre a marzo.

“En el área de Pilas del Hoyo, en occidente, en el sector del Cerro Negro, se ubican aproximadamente entre 5,000 y 6,000 colmenas en cada ciclo y me han comunicado que se han visto afectadas por la delincuencia unas 300 colmenas. En términos generales, las afectaciones por robos quizás no superen el 5%, pero esto lo sabremos con exactitud hasta concluir el ciclo y tener los reportes finales, pero los robos pueden desmotivar a la gente nueva que está incursionando en el negocio de las abejas, que no necesariamente son apicultores, pueden ser abogados, doctores, mecánicos, que tienen una finca e invierten en las abejas y contratan los servicios de un apicultor”, recalcó Mendoza.

“Quienes están haciendo estos robos son personas que andan hasta con los trajes adecuados para poder robar, son delincuentes organizados con el equipo y la indumentaria necesaria, tenemos planeado iniciar reuniones con la policía para presentar bien los casos con la información recopilada”, sostuvo.

“Podría ser que hay productores que pueden tener, por ejemplo, 500 colmenas, entonces necesitan unas dos brigadas para cosechar miel y a veces el productor no va con sus brigadas, solo manda a los trabajadores y es probable que esos trabajadores terminan su labor y luego puedan ir a otros lugares a robar miel y hacerle daño a otro productores, es una posibilidad”, agregó.

US$140 para reparar una colmena

Mendoza explicó que la inversión aproximada para hacer una colmena es de unos US$140 aproximadamente, que es lo que pierde un productor cuando el delincuente daña la colmena. A este monto deben sumarse el valor de los trajes y equipos especiales para hacer este trabajo, “es decir,  que la inversión es mayor”. 

Hasta el momento se ha registrado la existencia de unos 2,500 productores de miel con unas 45 mil colmenas aproximadamente, según reportes de la CNAN. 

Condenan a grupo roba miel

La reciente captura de cuatro hombres y la sentencia que recibieron a cinco años de prisión, por el delito de hurto agravado y daños a la propiedad de empresas apícolas productoras de miel, marcó un precedente para hacer ver las consecuencias de robar y destruir colmenas, sostuvo Alejandro Álvarez, uno de los productores afectados.

Álvarez es gerente general de las empresas AE Food, que exporta miel a Europa. “A finales del año pasado sufrimos pérdidas de más de un millón de córdobas, fue una pérdida sustantiva ocasionada por los delincuentes”, dijo.

“Producimos miel orgánica y parte de los requisitos para hacerlo es que el área donde se produce debe estar a tres kilómetros de cualquier calle traficada, estamos en zonas alejadas”, comentó Álvarez.

Por los robos y destrucción de colmenas en el sector de la comarca Santa Rosa, en San Francisco Libre, donde tiene operaciones AE Food, el pasado 16 de enero se sentenció a cinco años de prisión a tres hombres, que al momento de sustraer ilegalmente la miel fueron vistos y luego identificados por pobladores.

“Es importante señalar que esa sentencia, el seguimiento del caso y la captura (por la Policía Nacional) es positivo para la industria apícola, marca un precedente para los roba mieles, para que entiendan las consecuencias de este acto ilícito contra los apicultores”, valoró Álvarez.

El accionar de los delincuentes “todavía continúa, pero a una escala más manejable”, señaló. “La producción de miel es un negocio rentable, sin embargo, al enfrentar este tipo de problemas, el robo y la destrucción de colmenas, se ve afectado el crecimiento de la industria y es importante que se conozca esta situación”, reiteró.

En el 2017 se exportaron aproximadamente “900 toneladas métricas a Europa, principalmente a Alemania, en generación de divisas eso significó unos US$3 millones. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus