•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes de los gobiernos Indígenas Miskitu Indiantabaika Kum, Mayangna Suani Bu y Kipla Sait Tasbaika, ubicados en la Cuenca del Alto Wangki y Bocay, se reunieron con autoridades gubernamentales, mandos del VI Comando Militar y la Policía Nacional, para exponer el deterioro de la Reserva de Biosfera de Bosawás por la invasión de colones y buscar en conjunto una salida a la difícil situación.

Granisio Fernández Zacarías, presidente del gobierno territorial indígena y coordinador de la región especial indígena, señaló que tenían cinco años de estar esperando esta reunión, donde estuvieron presentes todas las autoridades de Gobierno y tocar la temática de Bosawás de una manera profunda y sencilla para que en la memoria de las autoridades  exista la problemática que se vive.

“El punto esencial es la importancia que tiene Bosawás, los tres territorios indígenas que componen el régimen especial sabían de las invasiones, sabían del tráfico de tierra, sabíamos de otros delitos ambientales hasta de derechos humanos…sabíamos que en otros territorios había confrontaciones hasta con armas de fuego en Waspam, donde hubo muertos, donde hubo violaciones a los derechos humanos, porque los indígenas reclamaban sus derechos”, refirió Fernández Zacarías.

Dijo que cuando los indígenas les reclamaban sus derechos a los invasores, estos respondían con armas de fuego, machetes y cuchillos, por lo que los autóctonos del lugar también se armaron y se produjeron hechos de violencia, en los que resultaron muertos y lesionados, por lo que era necesario buscar una alternativa y evitar más muertes.

“Dentro del Núcleo de la Reserva de Bosawás se está formando una bomba tan grande que nadie se imagina, porque va a haber una explosión social como es el reclamo de los derechos de los indígenas y los que tienen tierra ahí, con ganado,  quienes van a defender su ganado y su tierra la que han adquirido ilegalmente y los indígenas van a defender sus derechos ancestrales y entonces va a haber problemas”, señaló el dirigente indígena.

La Reserva de Biosfera de Bosawás tiene una extensión de 20 mil kilómetros cuadrados y dentro de ellas cinco áreas protegidas que están dentro de la categoría de la Reserva Natural, entre la que se encuentra el cerro Saslaya, que tiene una extensión de 8 mil kilómetros cuadrados que es la parte núcleo en medio de ocho municipios, y siete comunidades indígenas, tres miskitas y cuatro mayangnas que habitan dentro de la zona núcleo de Bosawás.

Diseñar plan conjunto

En la reunión que fue promovida por la jefatura del VI Comando Militar Regional, el coronel Marvin Paniagua señaló la importancia de elaborar un plan conjunto donde estén involucradas las instituciones que tienen que ver con el tema de la reserva, los gobiernos territoriales indígenas, el Ejército y la Policía para salvar la madre Tierra y la Reserva de Bosawás, señaló.

Asimismo, destacó cómo se ha logrado detectar a los traficantes de tierra, donde seis de ellos eran propietarios de hasta 9 mil hectáreas, fueron condenados por daños ambientales, así como abogados que fueron sancionados por elaborar escrituras simuladas de tierras indígenas de la reserva.

Paniagua concluyó señalando que de nada sirve estar haciendo reuniones si no se elabora un plan para realizar acciones concretas, y recordó la existencia de un batallón ecológico y una compañía ecológica en Ayapal para trabajar de cara a la protección de la reserva, con los gobiernos territoriales indígenas y las demás autoridades para parar la invasión de colonos.

Para Marco Serapio Martínez,  del gobierno Miskito  Kipla Sait Tasbaika, la reunión fue de mucha importancia para el pueblo miskito y la preservación de la Biosfera de Bosawás, que está siendo invadida por colonos.

Para el miembro del gobierno indígena mayangna, Juan Pablo Pérez, la población que conforma esa etnia es necesario que las autoridades busquen solucionar el conflicto entre los indígenas y los invasores.