•  |
  •  |
  • END

La Cancillería defendió al ex primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, prófugo en su país por acusaciones de perturbación pública, amenaza de violencia y atentado a la paz social, y quien fue nombrado por el presidente Daniel Ortega como Embajador en Misión Especial, y a quien proveyó de pasaporte diplomático.

El vicecanciller Manuel Coronel Kautz calificó al político asiático --quien además de ser un connotado empresario se ha visto involucrado en serios casos de corrupción--, como “una persona importantísima”.

“Él era un primer ministro”, destacó Coronel, cuando se le preguntó si el presidente Ortega no había cometido una imprudencia al asignar para un cargo diplomático, a un extranjero con oscuros antecedentes.

“Lo que hacemos es serio”, afirmó el vicecanciller, al referirse al nombramiento de Shinawatra como representante de Nicaragua, y criticó a los medios de comunicación internacionales y locales por difundir la noticia de la orden de arresto que pesa sobre el tailandés.

Es un cuento, dice Coronel Kautz

Según cables internacionales, las autoridades en Bangkok le anularon un pasaporte a Shinawatra por promover levantamientos en contra del gobierno de Tailandia desde el exilio.

“Ahora salen con ese cuento. Vamos a ver qué es lo que pasa, no hay que tomar las cosas de lo que dice cualquiera”, afirmó Manuel Coronel.

Dijo que la Presidencia emitió “un comunicado que aclara todo” acerca de la vinculación de Thaksin Shinawatra con el gobierno de Ortega. Sin embargo, dicho documento --que confirma la investidura del tailandés como embajador de Nicaragua en misión especial--, no señala si continuará ostentando dicho cargo a raíz de los nuevos acontecimientos.

“Eso es como cuando dice que hiciste una cosa, y no te lo han probado”, afirmó Coronel, quien insistió en que “nadie serio dice eso”, al referirse a las causas por las cuales Shinawatra permanece prófugo.

Un portavoz del gobierno de Tailandia informó que a Shinawatra se le retiró un pasaporte el pasado domingo, cuando se declaró el Estado de Emergencia en el país.

Tiene varios pasaportes

El mismo Shinawatra afirmó esta semana tener en su poder varios pasaportes de diferentes países, incluyendo un pasaporte diplomático nicaragüense, según informaron agencias internacionales.

No es la primera vez que un diplomático nombrado por el presidente Daniel Ortega, se ve confrontado con la justicia en el exterior.

En octubre de 2008, Álvaro Robelo González, nombrado también por Ortega, pero como embajador itinerante para misiones especiales de Nicaragua, fue retenido tras una denuncia de tentativa de estafa en perjuicio de una entidad bancaria en España.

Lorenzo Sanz, empresario y ex-presidente del club de fútbol Real Madrid, fue también retenido por las autoridades españolas por este caso.

Abusos con nombramiento

El diputado José Pallais, Presidente de la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional, señaló que el presidente Daniel Ortega ha cometido una serie de abusos con el nombramiento de embajadores para misiones especiales, los cuales atentan contra las prácticas convencionales de las relaciones diplomáticas entre los estados.

Pallais, quien también es miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento, dijo que asignaciones como las de Shinawatra y Robelo, “no se ajustan a las disposiciones del Convenio de Viena sobre las relaciones diplomáticas”.

Y criticó que las “misiones especiales” que justifica Ortega para realizar dichas asignaciones, sean indeterminadas en tiempo y funciones, “no se rigen a la regulación de las misiones diplomáticas”, y generan sospechas ante la comunidad internacional. Por otro lado, calificó como inapropiado nombrar a un extranjero como jefe de una misión nicaragüense.

“Es mal visto, porque ocurre que lo se que se busca es la protección de la inmunidad diplomática. Esos abusos se dan en América Latina y en África, donde no hay un estricto apego a las disposiciones internacionales”, afirmó.

“Además, es escandaloso que se nombre a un extranjero y que se le dé un pasaporte nicaragüense a alguien que no es nacional. Hay un abuso a la ley interna”, sostuvo.

Se valen de trucos

Pallais reveló que la Cancillería se ha valido de “trucos” para evitar que los nombramientos de embajadores tengan que ser ratificados por la Asamblea Nacional, tal como lo establecen las leyes del país.

Uno de esos “trucos”, afirmó, es la omisión del término “jefe de misión” cuando ocurre la asignación del nuevo embajador, investidura exigida para ser reconocido por el Parlamento para realizar dicha función.

“Entonces, formalmente no dice que sea jefe de misión, aunque en la práctica, sí lo es”, explicó el diputado, quien catalogó esta irregularidad como “fraude a las constituciones”, y no descartó problemas diplomáticos en el futuro por este motivo.

Para el diputado Víctor Hugo Tinoco, ex Vicecanciller de Nicaragua, la imagen del país en el exterior “se está desprestigiando en la medida en que se repitan estos casos, donde se ve gente que anda haciendo cosas turbias”.

“Va a quedar la impresión de que en Nicaragua se venden pasaportes al que ofrezca más dinero”, afirmó, y reiteró que “normalmente un país no nombra a un embajador para cualquier gestión que no sea de su nacionalidad”.

“Y lo otro es que no existen embajadores para hacer cualquier cosa. Tienen destinos específicos y funciones específicas”, aseveró el diputado, quien señaló que en el caso del político tailandés, sus antecedentes políticos y empresariales “son agravantes”.

Shinawatra es fundador de la Corporación Shin, dueña de la operadora móvil más grande de Tailandia, y quien en 2007 compró el 75 por ciento de las acciones del club de fútbol de la Liga Premier inglesa Manchester City. En 2001 fue electo Primer Ministro de su país.

No obstante, en septiembre de 2006 el Ejército de Tailandia asestó un golpe de Estado en su contra, tras conocerse que vendió ilícitamente a la compañía estatal de Singapur, Temasek Holdings, el 49.6 por ciento de Shin Corporation, por 2,230 millones de dólares, de acuerdo a agencias de noticias internacionales.

Los mismos cables informan que Shinawatra está acusado en otro juicio por la concesión de un préstamo a la Junta Militar de Birmania, actuando como Primer Ministro, por importe de 170 millones de dólares, para que Birmania adquiriera otra compañía de su familia, Shin Satellite.