•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la presencia del obispo de Jinotega, Enrique Herrera, representantes de la Policía Nacional, el Ministerio de Educación, el Ministerio de la Familia y el Ministerio Publico, Caritas Diocesanas lanzaron la campaña en contra del tráfico y la trata de personas.

“El objetivo de este proyecto de prevención de trata de personas, es llevar la información de la estrategia que usan los tratantes en lugares y familias vulnerables para realizar estos delitos, en nuestra ciudad y fuera de nuestra ciudad de Jinotega. Ya se han cometido esos delitos, por eso hemos invitado a diferentes instituciones de gobiernos y otras  para que en conjunto puedan realizar esta campaña de concientización y prevención  sobre este mal social”, señaló el obispo Herrera.

Cáritas Nicaragua y Cáritas Diocesana, vieron la necesidad de lanzar ese conocimiento de la trata de personas, ya que en la población jinotegana hay poco conocimiento e información de esta situación y que hay muchos hermanos que por la necesidad de ir a trabajar a otro lugar son víctimas de la trata de personas, dijo a El Nuevo Diario, el obispo de Jinotega.

La campaña prevención está dirigida a las comunidades de El Cacao, Santa Bárbara, Llano de la Tejera y El Naranjo del municipio de Jinotega, lugares donde se ha logrado detectar este tipo de delito, según el seguimiento que por dos años consecutivos ha venido dando la Pastoral Social de la diócesis de Jinotega.

“Para nosotros como Iglesia católica es muy importante la promoción, el cuido y la protección de la dignidad humana y en este marco, la Pastoral Social que nuestra diócesis impulsa en esta iglesia peregrina de Jinotega y Cáritas Jinotega como institución, ha querido impulsar con la ayuda de Cáritas de Nicaragua y Cáritas Españolas, este proyecto de prevención de la trata y tráfico de personas en cuatro comunidades de la diócesis de Jinotega” señaló el padre Juan Carlos Rivera Zelaya, asesor diocesano.

Sin estadísticas

“Aunque que no hay estadistas de los casos de las trata de personas en Jinotega debido a que las afectadas o víctimas tienen miedo a denunciar, se ha logrado detectar en estas comunidades que se está cometiendo este delito y por la tanto hay que prevenirlo a través de la campaña de sensibilización y para que se denuncien a los tratantes” dijo María Gutiérrez Cruz de la red pastoral social diocesana.

Más denuncias

Para la coordinadora del proyecto y representante de Cáritas Nicaragua, la trata de personas es un delito silencioso por el temor de las víctimas a denunciar, pero en 2004 la policía solo reportó cinco casos de trata de personas, en el 2011 subió a 95 y hasta la fecha ya son 195 casos que han sido judicializados, pero hay más casos,  pero por miedo a las amenazas que reciben las víctimas no se atreven a denunciar a las personas que se dedican a cometer este tipo de delitos, aprovechando la situación que viven las personas, principalmente las de escasos recursos económicos, señaló.