•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno prepara la implementación de las Aulas Móviles Digitales en la educación pública a nivel de secundaria, lo que implica un reto para el magisterio. Al usar los medios tecnológicos, los decentes  deben convertir a los alumnos en actores beligerantes de su propia educación y esto supone un cambio en la metodología, valoró el ingeniero Juan Manuel Martínez Toribio, experto en el tema.

El Ministerio de Educación (Mined) ejecutará el proyecto Mejoramiento de la Calidad Educativa por medio de Aulas Digitales Móviles en los Centros de Educación Secundaria. El programa cuenta con un financiamiento del Gobierno de España por US$26.7 millones, que se espera sea aprobado esta semana en la Asamblea Nacional.

Con este proyecto se pretende dotar de 790 Aulas Digitales Móviles a 742 centros de educación secundaria del país. 

“El docente debe convertirse en un modelo a seguir, aplicando una metodología con enfoque de competencia, donde no solo debe informar y cumplir los objetivos de una clase en particular, sino que también se debe mostrar su competencia, sus capacidades, hacer las cosas que dicta o enseña usando las herramientas de las cuales dispone”, sostiene Martínez Toribio, director del programa de Educación en Línea de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).   

Reconoció que el Mined ha definido  la educación con enfoque de competencia, pero “en el aula de clases todavía prevalece el enfoque por objetivos, lo que sugiere un cambio de actitud del docente”. 

“Con el enfoque de competencia  se trata de demostrar en un contexto particular lo que tú sabes hacer y se suma el nivel práctico. Existe un procesador de texto, pero además se sabe escribir y redactar una carta. Ahí se ve la competencia en el uso”, explicó.

En cambio, un “enfoque de objetivos es limitado, el alumno aprende a cierto nivel de conocimiento y se queda en el nivel teórico, la profesora  se pone a dictar desde el escritorio, o de pie apunta aspectos en la pizarra, pero no interactúa, no fomenta el diálogo y no puede ser que continúe así si usa la tecnología”, recalcó. 

En este sentido, el docente tendrá “el reto de cambar el estándar de una conferencia muy personal a dar una conferencia dialogada, en la que participe el estudiante de forma tal que se sienta una interacción, más que simplemente usar el recurso tecnológico, debe preguntar qué quiere el estudiante y este modelo  está escrito en teoría, pero no está puesto en la práctica”.

Comprometidos con el conocimiento 

Juan Manuel Martínez indicó que existe el método llamado Conocimiento Técnico Pedagógico del Contenido (TPACK, por sus siglas en inglés. 

“Este modelo establece que el docente debe tener un nivel experto del conocimiento que va a impartir, si usará herramientas tecnológicas en la clase de matemáticas, debe conocer bien la matemática, aritmética, algebra, igual con los temas de otras materias”, dijo.

“Un elemento clave es el conocimiento que tenga el docente del modelo pedagógico”, sostuvo.  Además, el docente debe conocer bien la herramienta tecnológica y poder aplicarla de forma provechosa, por ejemplo, solucionando problemas que tengan los estudiantes. 

Por su parte, Anddy Espinoza,  presidente de la rama estudiantil-UNI del Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (IEEE), -organismo internacional que promueve el uso de las tecnologías en la enseñanza-, sostuvo que “el maestro debe captar el interés del estudiante”. 

“Captando el interés todo es posible, pero el interés no se logra solo presentando los equipos tecnológicos, se debe presentar ideas que los estudiantes puedan realizar con pequeñas cosas, tal vez con un motorcito, batería y cables y un aspa, se puede armar un pequeño abanico y hacerlo puede resultar entretenido”, dijo Espinoza. 

“Es importante establecer dinámicas, hacer pequeñas reuniones donde los estudiantes puedan incluso expresar alguna problemática común que ellos tengan y hablar de cómo con las tecnologías pueden resolver necesidades”, recalcó Espinoza. 

Las Aulas Digitales Móviles permitirán “estar informado y  poder hacer una clase más dinámica  y creativa”, señaló el profesor José Antonio Zepeda, asesor de la Presidencia en temas de educación y cultura.   

“Este proyecto dará cobertura a los colegios de secundaria. Hay  más de 400,000 chavalos en la educación secundaria”, señaló. Durante las clases en las cuales se usan las Aulas Móviles,  “siempre se ocuparán cuadernos y libros, lo que tenemos aquí es una responsabilidad con la tecnología. Hay cosas que la tecnología no va a poder sustituir, la relación humana entre el maestro y el estudiante es insuperable”, comentó Zepeda.  

Recordó que “no toda la información que está en Internet es válida” y se debe  “discernir, tener responsabilidad de conducir adecuadamente este conocimiento”. 

“Tenemos aulas tecnológicas en algunos centros de estudios, pero estas están fijas, en cambio estas son móviles, en el sentido que el maestro puede desplazarse con un equipo especial, la va a llevar al aula, la instala con los muchachos, agarra cada quien su tablet, agarra el maestro su laptop, se imparte la clase y luego se van a depositar los equipos donde deben estar, luego otros maestros las pueden usar y así sucesivamente”, señaló Zepeda.