Nery García
  •  |
  •  |
  • END

Juana Argeñal, titular del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), admitió que las autoridades de esa institución dieron el permiso, desde hace un mes, para cortar árboles en la parte baja de la Reserva Natural Volcán Mombacho, en el departamento de Granada, sin embargo, aseguró que únicamente fueron tres.

“No es un bosque. Son dos árboles de jenízaro y un guanacaste… se hizo la inspección de acuerdo con lo que manda la Ley Forestal y lo que mandan las mesas forestales municipales, y se les otorgó el permiso para que cortarán los dos árboles de jenízaro y un guanacaste”, dijo la funcionaria.

Según Argeñal, “los compañeros no están haciendo un usufructo de esa madera tal como lo dijo el diario (EL NUEVO DIARIO) que divulgó esta noticia de que están acabando con un bosque, no es cierto”. Sin embargo, contradictoriamente luego dijo: “Los compañeros que son comunitarios del Mombacho tienen derecho a hacer usufructo de esos dos árboles de jenízaro y uno de guanacaste”.

Justificó que los árboles fueron cortados en un área protegida porque dos estaban enfermos, y el de guanacaste era un peligro para los habitantes que transitaban cerca del lugar donde estaba ubicado.

“En áreas protegidas, cuando un árbol está enfermo, como era el caso de los dos árboles de jenízaro, y en el caso del guanacaste que estaba inclinado y era una amenaza para todas las personas que pasan por ese camino, entonces los analistas de inspecciones dieron el permiso, y el aprovechamiento es para las comunidades que residen en las áreas protegidas”, expuso la ministra.

Las declaraciones las dio Argeñal en la Cancillería de la República, luego de la presentación del proyecto “Aplicación de la herramienta Sistema de Información Geográfica en monitoreo de amenazas naturales y áreas protegidas usando sensores remotos en Nicaragua”, que es financiado por el Gobierno de Taiwan.