•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Gerardo Ríos Mairena conocido como “El Monstruo” de Liberia (Costa Rica), fue condenado a 216 años de cárcel y el pago de una indemnización para una de las familias de los cinco universitarios que degolló, cuatro de los cuales tenían raíces nicaragüenses. Ríos Mairena fue condenado en base a más de 70 pruebas, entre ellas una huella dactilar y el testimonio de la sobreviviente. 

La sentencia, leída ayer por la mañana en el Tribunal Penal de Liberia, Costa Rica, establece que Ríos descontará 35 años de prisión por cada uno de los homicidios, 35 más por intento de homicidio en contra de una menor de edad y 6 años de prisión por intento de abuso sexual,  para un total de 216 años.

Las víctimas de Ríos fueron Joseph Briones Solís, de 22 años;  Dayana Martínez Romero, de 24 ;  Stephanie Hernández García, de 22 años;  Ingrid Massiel Méndez Serrano y Ariel Vargas Condega, ambos de 24 años.

Además, Ríos deberá cancelar 23.8 millones de colones (aproximadamente 42,000 dólares) por acción civil resarcitoria. De ese monto, 20 millones de colones (poco más de 35,000 dólares)  serán destinados para la madre de Ariel Vargas Condega, por los daños morales provocados tras la muerte del joven. La plata restante es para los honorarios de la abogada de la familia.

Los crímenes por los cuales se condenó a Ríos Mairena ocurrieron la madrugada del 19 de enero de 2017. Ríos Mairena vigiló por días a Ingrid Méndez, una de las víctimas mortales de la masacre, según el  juez Guillermo Arce, del Tribunal Penal de Liberia, donde se lleva a cabo la lectura del “Por lo tanto” (las consideraciones del juez y su resolución).

Según el juez, Ríos habría observado desde uno de los cuartos de la casa a Ingrid, quien vivía junto a sus amigos en un pequeño apartamento en barrio La Victoria, que se encontraba en la parte trasera de la vivienda donde habitaba el acusado.

“Desde esa ventana podía observar lo que pasaba”, le dijo el juez a Ríos, a quien le pidió que pusiera atención al “Por lo tanto”.

Añadió también que la puerta interna, que conectaba la casa del autor de la masacre con un pasadizo que daba al apartamento fue clave para consumar los homicidios y la violación a Ingrid.

Condena

Supuestamente el sospechoso entró a un pequeño apartamento que alquilaba su tía María Cristina Ríos a cuatro estudiantes universitarios. Se trataba de Dayanna Martínez, Joseph Briones, Stephanie Hernández y de Serrano, quienes estudiaban en la Universidad de Costa Rica. Justo ese día también se encontraban una menor de edad, prima de Hernández, y un joven identificado como Ariel Antonio Vargas. Presuntamente, el sospechoso entró y, con un cuchillo de cocina, obligó a Ariel a atar a sus demás amigos y luego fue asesinándolos uno a uno.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus