•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 45% de los nicaragüenses considera “muy común” el abuso físico y sicológico contra niños, niñas y adolescentes en el país, mientras que el 19% ve como “muy común” el abuso sexual contra ese sector de la población, refleja el estudio “Percepción de la Violencia contra la Niñez en Nicaragua”, presentado ayer por Visión Mundial. 

La investigación indica que en la escuela y la casa los niños, niñas y adolescentes tienen un 24% de probabilidades de ser víctimas de algún tipo de violencia, ubicándose entre los sitios más peligrosos después de la calle. END

Además: Estudio revela los sitios en Nicaragua donde la niñez está más expuesta a la violencia

En el transporte público hay un 7% de vulnerabilidad de sufrir algún tipo de violencia y entre una gran variedad de otros espacios públicos hay un 61% de riesgo de violencia, según la investigación de percepción ciudadana, que también se aplicó en toda América Latina.

A nivel regional el estudio tiene una muestra de 5,286 personas y en Nicaragua fueron consultadas 201 personas de 10 municipios, tanto en el área urbana como rural. 

“El abuso físico contra niños, niñas y adolescentes consiste en un trato cruel o humillante que llega hasta los golpes”, explica el estudio. Mientras que el abuso sicológico consiste en “cualquier acto intencional que provoque angustia, sufrimiento, a una niña, niño o adolescente”. 

“La desigualdad es el caldo de cultivo de la violencia”

El castigo físico es una forma legitimada de formación en Nicaragua, pero debe ser sustituida por modelos de diálogo o medidas de disciplina que no sean violentas, según Ana Alvear, especialista en participación de Visión Mundial.

La organización promueve una campaña denominada “Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”, la cual incluye dentro de sus temáticas la violencia intrafamiliar. 

“La campaña promueve que en lugar de gritar, golpear o lesionar a un niño o niña se establezca diálogos y medidas de disciplina, como reflexionar con ellos las consecuencias que tienen sus actos y limitarles lo que más les gusta, como restarles las horas de televisión o el uso del teléfono”, explica Alvear.La organización promueve una campaña denominada “Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”.

Causas y consecuencias

Óscar Chicas Oliva, director nacional de Visión Mundial, explicó durante la presentación del estudio, que ocho de cada 10 personas en Nicaragua señala que el alcoholismo y las drogas son la principal razón de violencia contra la niñez.

También hay un 92% que dice estar de acuerdo en que el impacto de la violencia contra la niñez puede manifestarse en la vida adulta en sus relaciones interpersonales. Un 94% opina que esto tiene un efecto negativo en la salud de la niñez y un 92% cree que incide en la educación. 

Nicaragua entre los menos violentos

Pese a los índices de percepción de violencia que refleja el estudio, Óscar Chicas Oliva destacó que Nicaragua es uno de los países con índices de percepción de violencia más bajos en Latinoamérica con un 13%.

México tiene un 34% de percepción de violencia contra niños, niñas y adolescentes. Brasil y Perú un 29% cada uno, Guatemala un 27%, Colombia 26% y El Salvador 26%.

Firman convenio

Durante la presentación del estudio, el Ministerio de la Familia (Mifan) suscribió un convenio con el Movimiento Mundial por la Infancia (MMI) para fortalecer los derechos de la niñez y la adolescencia.

Marcia Ramírez, titular del Mifan, aseguró que para la promoción de valores, armonía familiar y la prevención de violencia, “es indispensable poner en práctica el principio de la responsabilidad compartida, pues desde todos los sectores se tiene una responsabilidad y el compromiso de aportar”.

El gerente de incidencias de Visión Mundial, Lenín Ruiz, hizo un llamamiento a la población para atajar la violencia infantil.

“Se necesita de todos para poder atacar una problemática sentida en este país, que es la violencia contra los niños y las niñas y la respuesta que tiene que ver con la promoción de valores en las familias, las escuelas y las iglesias donde los niños se desenvuelven”, concluyó.