•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Costa Rica también están mejorando los beneficios sociales para los migrantes nicaragüenses que trabajan en ese país, ya sea en servicios domésticos o en labores agrícolas, siempre que se legalicen, explica el embajador costarricense en Managua, Eduardo Trejos Lalli.

Trejos, de 44 años, dice a El Nuevo Diario que está interesado en la reactivación de la Cámara de Comercio Costarricense Nicaragüense, para lo que está convocando a representantes de sectores empresariales de ambos países.

Sabemos que 31 mil nicaragüenses nacionalizados en Costa Rica van a votar en las elecciones presidenciales de este domingo, según el tribunal supremo electoral de su país. ¿le parece esta una cifra relevante?

Los nicaragüenses son la población extranjera más importante en las votaciones de Costa Rica. El peso que tengan, lo tendrán los propios nicaragüenses que tienen la posibilidad de votar, todo depende de que la población se adhiera al abstencionismo o no. Si lo hacen, pasan a engrosar el número de abstenciones o de votos en blanco, que es entre 30% y 25%, y allí perderían su fuerza. 

Según las encuestas, para estas elecciones costarricenses, ninguno de los candidatos tiene un respaldo más alto que el 40% que se requiere para ganar en la primera ronda.¿cree que estos nicaragüenses podrían hacer alguna diferencia ante los niveles de indecisión?

Las diferencias son muy pequeñas, yo no me meto mucho en política electoral. Lo que sí es que todos nos unimos al llamado del TSE a promover un voto inteligente e informado. En Costa Rica se han dado muchos debates, tenemos dos meses de estar en el proceso de una campaña electoral y cualquier costarricense o cualquier extranjero que tenga su legalización para poder votar en estas elecciones tiene todos los medios para poder preguntar, informarse y emitir un voto. Aprovecho para invitar a todos los costarricenses que tienen traslados de su domicilio electoral, que son aproximadamente 400 en Managua y 67 en Chinandega, a que nos acompañen este domingo a ejercer su derecho al voto. Los consulados estarán abiertos de 6:00 a.m. a 6:00 p.m.Eduardo Trejos Lalli, embajador de Costa Rica.

En cuanto a los migrantes nicaragüenses que van a Costa Rica en busca de empleo, ¿cómo han mejorado sus condiciones laborales?

Las disposiciones de nuestro gobierno han procurado que cualquier nicaragüense que esté trabajando tenga la posibilidad de legalizarse con su patrono, para tener los derechos y los deberes que tienen todas las personas que trabajan en Costa Rica. Es un esfuerzo de todos los días, de que no se dejen convencer por los patrones inescrupulosos que les dicen que no tienen que legalizarse. Tienen que legalizarse para ganar los salarios mínimos que se pagan, además, estar cubiertos por la seguridad social y que se paguen las obligaciones que ello conlleva. Ha habido avances para los trabajadores en general. Por ejemplo, en esta administración por primera vez hemos logrado que se les genere un seguro social a las trabajadoras que nos ayudan en el servicio doméstico.

Te interesa: Harold Rivas ya no es embajador de Nicaragua en Costa Rica

Nosotros teníamos un problema de legislación que hacía muy dificultoso poderlas asegurar. Eso cambió y ahora ya las trabajadoras en las casas tienen la posibilidad de tener varios trabajos, porque en Costa Rica la modalidad es por horas. Una sola persona puede cubrir 2 o 3 casas y solo ir por 3 o 4 horas al día a una casa y que cada uno de esos patronos aporte a la seguridad social en función del tiempo que ella trabaja allí. Y todo ese conjunto de empleadores se divide la carga de la seguridad social en Costa Rica.

¿Esa disposición entrará en vigor a partir de este año?

La normativa se cambió a finales del año pasado, ahora el reglamento debería estar por salir. Igual con los cortadores de café. Por décadas, no solamente nicaragüenses sino que panameños estaban sin la cobertura de la seguridad social costarricense y ahora se llegó a un acuerdo para que las diferentes fincas, con un aporte que hace el Instituto del Café de Costa Rica, cubrieran las cuotas de seguro social de sus recolectores, sin importar su nacionalidad.

Lanzan campaña mundial para promocionar Nicaragua

Hace poco el consejo superior de la empresa privada (Cosep) informó que se redujeron en 12% las solicitudes de visa de Costa Rica el año pasado. ellos lo asocian a que más nicas se quedan trabajando en Nicaragua. ¿está usted de acuerdo con esa conclusión?

Es correcto que hubo una reducción. En Managua, en el año 2016, se hicieron 126,483 gestiones consulares y en el 2017 ese número de gestiones fue de 104,577. En Chinandega pasaron de 38,352 en 2016 a 41,829 en 2017. Lo que sucede es que desde el año 2016 nosotros hicimos un cambio en la normativa, que permite a los nicaragüenses tener una visa por 3 meses y no por 30 días, como era antes. Eso, evidentemente, impacta en las gestiones, porque un nicaragüense que antes tenía que sacar visas constantes ahora ya pasa a tener una visa de turista por tres meses y tiene tiempo para adelantar su gestión de permiso de trabajo que a veces puede durar seis meses o un año.

Entonces, no asocia las causas de disminución de trámites de visa con motivos laborales…

Creo que los datos no son lo suficiente consistentes en el tiempo, por las variaciones que ha habido en la normativa, para poder arrojar una conclusión definitiva. Podría ser que cierto porcentaje sí, podría ser que no.

Respecto a los servicios consulares, ¿cómo valoran la implementación del nuevo sistema de llamadas para agendar citas?

Hoy tengo el agrado de decir que es el primer año, después de muchas décadas, que a los nicaragüenses les podemos dar un servicio digno y respetuoso en el trámite de su gestión consular, al menor precio posible. Ahora, en cuanto llega al consulado es pasado a un toldo con asientos, después es ingresado al consulado con aire más fresco. En 30 minutos, su trámite tiene que estar listo. Aún tenemos cuestiones que mejorar, como volver a bajar el tiempo de espera de cinco días a dos o tres días. Este tema es importante porque, para nosotros, era vergonzoso que diéramos un servicio en esas paupérrimas condiciones, primero por nosotros mismos, porque era indigno que nosotros diéramos un servicio de tan mala calidad y además muy complacidos de darle un servicio digno a más de 800 nicaragüenses que ocupan nuestros servicios consulares a diario y no tenían por qué ser maltratados de esa forma, habiendo las posibilidades de arreglarlo, como ya se demostró. Yo me siento muy orgulloso de haber sido quien lo promovió y quien lo sacó adelante, y espero que el año 2017-2018 sea un antes y un después en el servicio consular de Costa Rica en Nicaragua.

También se ha incrementado el turismo de costarricenses que visitan Nicaragua. ¿por qué cree usted que están viniendo más a hacer turismo?

Nicaragua tiene muchos atractivos culturales y paisajísticos, que son muy interesantes para los costarricenses. Es un país muy cercano en el que uno puede encontrar una oferta de servicios más económicos que los que encuentra en algunas partes de Costa Rica, y eso hace que el turismo sea muy atractivo. Mientras nosotros hagamos una facilitación en los pasos fronterizos, para que sea más ágil y se reduzcan los tiempos en las fronteras, y sigan bajos los precios de los pasajes de avión, tendremos más oportunidad de tener mayor cantidad de turistas de los dos lados. 

Hablando de la agilización en los pasos fronterizos, ¿cómo avanza la modernización de Peñas Blancas?

Nicaragua ya empezó la modernización de su paso fronterizo, Costa Rica probablemente empiece a finales de este año, para que en el 2019 ambos países ya cuenten con  la infraestructura adecuada, por lo menos en Peñas Blancas. Entonces, eso va a permitir un transporte más ágil, que la carga esté en menos tiempo, que los pasajeros tengan un servicio más expedito en ambas fronteras. En una reunión que se tuvo el 9 de enero se firmó un convenio interinstitucional para la coordinación virtual de los puestos de control fronterizo, habilitados entre Costa Rica y Nicaragua, lo que le permite tener un instrumento que valide la información que va de un lado y otro de manera digital y en tiempo real. Eso, en la prevista de que tanto Nicaragua como Costa Rica están haciendo inversiones de muchos millones de dólares en la modernización de sus pasos fronterizos.

También el paso fronterizo de San Pancho-Las Tablillas abrirá a partir de marzo para transporte de carga…

Esto es importante, porque podremos comenzar a intercambiar bienes que son producidos acá. Igual para Costa Rica, eso nos va a permitir tener otro punto más de intercambio. 

¿Qué utilidad ha tenido hasta hoy el puente santa fe para facilitar el intercambio comercial?

Hasta ahora lo hemos usado solamente para transporte de personas. Lo que pasa es que, en el caso de Costa Rica, el huracán Otto le pasó por encima a toda la infraestructura vial que teníamos en el lugar. Entonces, cosas que ya se habían adelantado para tratar de ampliar las rutas de acceso fueron lavadas por el huracán, y eso nos ha costado mucho dinero volverlo a poner en operación. 

Tenía entendido que del lado costarricense faltaba un tramo de carretera para conectar con este paso fronterizo. ¿Hay intenciones de construir ese tramo pronto?

Sí. Ya la vuelta de Kooper-Chilamate, que es el espacio que necesitábamos terminar para que la carga no tuviera que dar un gran giro, ya está construido. Falta ahora ampliar los rangos de la calle que estaba construida para permitir un paso más seguro de la carga. Es decir, tener espaldones, tener espacios donde la gente camine. Pero la habilitación ya va a poder generarnos un mayor flujo. 

Sobre el intercambio comercial entre Nicaragua y Costa Rica, ¿hay expectativas de que aumenten las exportaciones entre ambos países en los próximos años?

Sí. Una de las gestiones que estamos haciendo desde la embajada es impulsar la reactivación de la cámara de comercio costarricense Nicaragüense, que está inactiva desde el 2012. Estamos tratando de convencer al sector privado costarricense en Nicaragua y a los nicaragüenses que tienen interés en Costa Rica de reactivar esta cámara. En la segunda semana de febrero habrá una convocatoria para tratar de traer a los grupos empresariales costarricenses y nicaragüenses, para realizar una primera reunión donde se tomarían los primeros acuerdos y se pondría al día la conformación de la nueva junta directiva, y así arrancar nuevamente el proceso de gestión. Ya después, ellos deciden dónde se siguen reuniendo, cada cuánto y otras cosas.

¿Qué beneficios traería el establecimiento de una cámara de comercio costarricense nicaragüense? 

Nos permitiría tener, desde el sector privado, una actualización de la situación de los diferentes sectores vinculados a los dos países. Allí se quiere que esté la gente de turismo, de industria, de transporte, de agricultura, gente de todas las áreas de la economía que vinculan a Costa Rica y Nicaragua, para que ellos sean los que le informen a los dos gobiernos dónde están los puntos de mejora en la gestión aduanera, en el paso de los productos fríos o perecederos, de los productos que temporalmente Costa Rica necesita y que Nicaragua produce, o que produce Costa Rica y que Nicaragua requiere, etcétera. Entonces, eso sería un excelente instrumento de coordinación de la gestión público-privada que se requiere para aumentar los volúmenes de inversión y de negocios.

¿Cuáles son en este momento las mayores dificultades para reactivar la cámara?

Ponerlo en la agenda de diferentes referentes, porque la idea es que sea una cámara que esté constituida por muchos intereses y que no sea de un solo sector. Entonces, lograr hacer la combinación con todos esos elementos no es sencillo, pero desde el año pasado hemos estado trabajando. Si bien yo he estado tratando de impulsarlo, es el sector privado el que tiene que tomar la decisión de integrarse y hacer que la cámara funcione.